Blog

Involucrados con los pacientes que pasan a ser familia
22 NOV 2019 0
Clínica M&M te aconseja por tu salud dental

 

M&M es una clínica familiar cuyo principal objetivo es alcanzar el máximo bienestar bucal de las personas que confían en sus tratamientos innovadores

La vinculación con nuestros pacientes constituye nuestro principal valor y es el pilar fundamental de nuestro éxito. En nuestra clínica, contamos con pacientes que llevan con nosotros más de veinte años, algo que nos enorgullece, nos muestra el camino y nos impulsa a seguir». Estas palabras de David Morales Schwarz, gerente de M&M, resumen la filosofía de una clínica que combina un excelente y bien formado capital humano con la tecnología más innovadora. «En el mundo puede haber alguna clínica tan equipada como la nuestra, pero no mejor».

En M&M abordan todos los tratamiento odontológicos, pero si uno les caracteriza y les distingue del resto de clínicas dentales es el denominado 'Same Day' (el mismo día), «una técnica que desarrollé hace unos años y que nos permite colocar implantes permanentes a un paciente que acude a nosotros con un deterioro bucal muy notable. Con el paciente sedado, extraemos todas las piezas necesarias, acondicionamos los maxilares y le colocamos sus nuevos dientes en 24 horas. Insisto, no es una prótesis provisional, sino permanente», explica David Morales.

Esta técnica exige que, tanto los implantes, como los aditamentos y el resto de componentes utilizados, «hayan sido desarrollados por nosotros. Utilizamos materiales alemanes de titanio, y contamos con un laboratorio que trabaja, prácticamente, en exclusiva para nosotros y que trabaja durante 24 horas para que el paciente tenga sus nuevos dientes listos».

 

Digitalización

La base del éxito de la técnica 'Same Day' es la digitalización de todo el proceso. «Cuando un paciente acude a nosotros, le digitalizamos su boca con un escáner; la información obtenida pasa directamente al ordenador, con el que diseñamos los tratamientos a seguir. El resultado final lo envíamos a un laboratorio, que puede fabricar la dentadura sin tener físicamente el modelo. Con ello, ganamos en agilidad pero, sobre todo, en precisión. Todo ello lo hemos conseguido incorporando la tecnología más avanzada del mundo».

 

Clínica M&M te aconseja por tu salud dental

En 24 horas, M&M permite que el paciente recupere su vida social «con las mínimas inflamaciones y complicaciones posteriores. Nuestras tasas de éxito son incluso más elevadas que cuando los implantes se realizan a más largo plazo porque conseguimos estimular todo el sistema oseo y maxilar de manera temprana. Los tejidos del paciente se adaptan rápidamente a la nueva dentadura y aceleran la curación. Además, psicológicamente, el hecho de recuperar la dentadura en un espacio breve de tiempo representa una ventaja importante y tiene una carga emotiva muy potente. A todo hay que añadir que comprimir todo el trabajo en un día reduce las repeticiones y pruebas, minimizando los costos del tratamiento».

 

Siempre da la cara

 

Clínica M&M te aconseja por tu salud dental

 

«Buscamos pacientes para toda la vida», explica el doctor Morales, que insiste en que su clínica «da siempre la cara y se hace responsable de aquellos que confían en nosotros». Esta gran familia, encabezada por el doctor Morales en todo lo relacionado con la técnica 'Same Day', se encuentra formada también por su mujer, la doctora Gloria Meléndez, especialista en estética; la hija de ambos, Hilde Morales Meléndez, encargada de la odontología general y de atender con mucho mimo a los niños; la doctora Silvia Alcón, responsable del área de la ortodoncia, y el doctor José Manuel Cervera, encargado de realizar tratamientos de cirugía, bajo la supervisión del doctor Morales.

Posteado en: Clinica M&M
La periodontitis también provoca hipertensión
19 NOV 2019 0
Clínica M&M te aconseja por tu salud dental

 

Los pacientes con periodontitis tienen un riesgo hasta un 41% superior de desarrollar hipertensión arterial

La periodontitis o ‘enfermedad de las encías’, comúnmente conocida como ‘piorrea’, es una patología fundamentalmente caracterizada por una inflamación y sangrado de las encías. Una periodontitis que, además de causar la destrucción de la masa ósea que sustenta las piezas dentales y, por ende, de provocar la pérdida de los dientes, se asocia a un mayor riesgo de enfermedades potencialmente mortales, caso muy especialmente de las cardiovasculares. De hecho, un estudio llevado a cabo en el Reino Unido, muestra que la periodontitis aumenta, y mucho, el riesgo de hipertensión arterial. Y asimismo, que el tratamiento de enfermedad de las encías conlleva una reducción significativa de las cifras de presión sanguínea –siendo el beneficio, cuando menos, similar al que se logra con los fármacos antihipertensivos.

La periodontitis y la hipertensión arterial afectan a millones de personas en todo el mundo. Unas enfermedades que, como han mostrado distintos trabajos, se asocian de forma independiente con una mayor incidencia de episodios cardiovasculares, conllevando así un gran impacto sobre la salud pública y sobre los costes sanitarios. Además, la hipertensión y la periodontitis comparten factores de riesgo como la diabetes, la dieta poco saludable y el hábito del tabaco.

 

Efecto sistémico

La hipertensión arterial, esto es, la enfermedad definida por unas cifras de presión sanguínea superiores a 140/90 mmHg, constituye, como alerta la Organización Mundial de la Salud (OMS), la primera causa de mortalidad global. No en vano, hasta un 75% de la población con hipertensión –en torno a 1.100 millones de personas en todo el mundo y más de 14 millones de españoles– presenta un riesgo nada desdeñable de sufrir un ictus, un infarto de miocardio o de desarrollar enfermedad renal. De ahí la importancia, vital, de prevenir su aparición o, en su defecto, de administrar tratamientos para revertirla. Y parece que la higiene bucodental juega un papel primordial en ambos sentidos.

Si podemos probar que existe una relación entre la periodontitis y la hipertensión y, además, que esta relación es casual, el diagnóstico, prevención y tratamiento de la enfermedad de las encías nos ofrecería una oportunidad para contribuir, a su vez, a la prevención y tratamiento de la hipertensión y evitar las devastadoras consecuencias asocias a la presión sanguínea elevada.

El abordaje de la periodontitis podría ser muy útil en la prevención y tratamiento de la hipertensión arterial.

Para llevar a cabo su revisión o ‘metanálisis’, los autores analizaron los resultados de 21 ensayos clínicos en los que se evaluó tanto el riesgo de desarrollo hipertensión tras el diagnóstico de periodontitis como el posible cambio en las cifras de presión arterial tras el tratamiento de la enfermedad de las encías.

Desde un punto de vista biológico, la asociación entre la periodontitis y la hipertensión es posible dado que los microorganismos causantes de la inflamación en la enfermedad de las encías pueden también provocar una inflamación sistémica, induciendo así el daño de los vasos sanguíneos.

Los resultados mostraron que, comparadas frente a aquellas que disfrutaban de unas encías ‘intactas’, las personas con periodontitis leve-moderada tenían un riesgo un 30% superior de desarrollar hipertensión arterial. Un incremento del riesgo que, en caso de periodontitis grave, se disparó hasta un 54%. En definitiva, y una vez aparecida la periodontitis, la probabilidad que tiene el paciente de presentar unas cifras de presión sanguínea iguales o superiores a 140/90 mmHg es de un 41%.

 

Más eficaz que los fármacos

Por tanto, el estudio demuestra que nuestra salud bucodental condiciona, y mucho, nuestra salud cardiovascular. La pregunta entonces es: ¿el tratamiento de la periodontitis conlleva una mejora de las cifras de presión sanguínea? Pues sí. De hecho, los resultados mostraron que una reducción de 7-12 mm de Hg en la presión arterial sistólica (PAS) y de hasta 10 mm Hg en la presión arterial diastólica (PAD) como consecuencia del abordaje de la enfermedad de las encías.

Atendiendo a los resultados, estimamos que el tratamiento de la periodontitis en pacientes con presión sanguínea elevada podría inducir una mejora similar, cuando no superior, a la asociada a la administración de fármacos antihipertensivos. Hace ya tiempo que sabemos que la prevención y tratamiento de la periodontitis mejora tanto la salud oral y sistémica como la calidad de vida. Y ahora también sabemos que su tratamiento podría ayudar a prevenir o mejorar la hipertensión arterial. Necesitamos más estudios prospectivos y de intervención para esclarecer la naturaleza de esta asociación.

 

Posteado en: Clinica M&M
La periodontitis está considerada como la sexta complicación de la diabetes
04 NOV 2019 0
Clínica M&M te aconseja por tu salud dental

 

Expertos de ambas disciplinas analizan las claves de esta relación bidireccional

Tal y como han puesto de manifiesto diferentes estudios a lo largo de los últimos años existen suficientes evidencias que confirman cómo la diabetes afecta a la salud bucal y, más concretamente, a la salud de las encías. Y es que la asociación entre estas dos patologías es bidireccional, ya que no solo la diabetes aumenta el riesgo de sufrir enfermedades periodontales, sino que éstas pueden afectar a la diabetes, perjudicando el control de la glucemia. Así se puso de manifiesto en el encuentro de trabajo «Diabetes y Periodontitis». La Casa de las Encías de SEPA acogió esta reunión en la que destacados especialistas pertenecientes a los ámbitos médico, odontológico y farmacéutico nos explicaron dicha relación bajo el prisma de cada una de sus experiencias y actividades.

El hecho de que los pacientes con diabetes tengan tres veces más riesgo de sufrir enfermedades periodontales dota al dentista de la posibilidad de poder identificar a diabéticos no diagnosticados en la clínica. Así se afirma en un informe conjunto de la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA) y la Fundación de la Sociedad Española de Diabetes (SED), «Diabetes y enfermedades periodontales», en el que se asegura que los profesionales de la salud bucal tienen la gran oportunidad de detectar la diabetes o prediabetes en pacientes odontológicos y referirlos a la consulta del médico o especialista.

«Un protocolo sencillo puede ser muy útil para detectar casos de pacientes que no conozcan que presentan diabetes o prediabetes»

 

Relación bidireccional

La diabetes y las enfermedades periodontales son dos enfermedades crónicas, no transmisibles, muy prevalentes a nivel mundial, y ambas relacionadas de una manera bidireccional, es decir, que influyen la una en la otra. El paciente con diabetes va a tener, por un lado, más predisposición a sufrir una periodontitis y a que ésta se agrave más rápidamente debido al aumento de ciertos mediadores inflamatorios. Y, por otra parte, una persona con periodontitis, sobre todo si es avanzada, tiene una mayor predisposición a sufrir una hiperglucemia. Además, esto se ha visto tanto en personas con diabetes como en aquellas con normoglucemia, comprobándose también que una persona con periodontitis tiene un mayor riesgo de sufrir complicaciones de tipo sistémico relacionadas con la diabete».

La periodontitis está considerada ya desde hace unos años como la sexta complicación de la diabetes. Actualmente, sabemos que las enfermedades periodontales son el más relevante de los problemas bucodentales que afecta a los pacientes diabéticos y que son más frecuentes y progresan más rápido en aquellos. Los pacientes diabéticos tienen hasta tres veces más riesgo de sufrir enfermedades periodontales y el mal control glucémico se asocia también con un incremento del riesgo de perder inserción y hueso alveolar. La buena noticia es que sabemos que el tratamiento periodontal funciona y que vamos a obtener una respuesta clínica muy similar a aquellos pacientes sanos. Así, conseguiremos frenar la enfermedad y reducir las tasas de mortalidad dentaria y, por tanto, los problemas tanto funcionales como estéticos, derivados de éstas. Al mismo tiempo, algo sumamente importante es que con nuestro tratamiento también podremos ayudar a mejorar el control glucémico por parte de nuestros pacientes.

«UNA PERSONA CON PERIODONTITIS TIENE UN MAYOR RIESGO DE SUFRIR COMPLICACIONES DE TIPO SISTÉMICO RELACIONADAS CON LA DIABETES»

Por una parte, la presencia de periodontitis hace que la diabetes sea más difícil de controlar y que aumente la resistencia a la insulina del paciente, con lo cual, habrá hiperglucemia, tanto si el paciente tiene diabetes como si el paciente tiene prediabetes. Y por otra, al tener diabetes e hiperglucemia es más fácil que la infección crónica de la encía progrese, y de ahí la llamada relación bidireccional. La enfermedad periodontal empeora la diabetes y la diabetes empeora la enfermedad periodontal, con lo cual, tenemos que actuar sobre las dos porque el beneficio será exponencial. Si mejoras una, la otra va a mejorar también.

La relación bidireccional entre ambas patologías no es solo negativa, sino que debido al hecho de que cuando mejore una, lo haga la otra abre muchísimas posibilidades y sinergias, y con mucho impacto, sobre todo, en términos de salud pública, por lo frecuente de ambas y también por su importancia, en particular de la diabetes.

 

Posteado en: Clinica M&M
Cómo explicar a los pacientes qué es la biopelícula dental
23 OCT 2019 0
Clínica M&M te aconseja por tu salud dental

 

Explicar a los pacientes lo que es la biopelícula dental podría ser la clave para motivarles a hacerse cargo de su salud bucodental completa. Aquí tenemos una explicación sencilla de la biopelícula dental

Los pacientes que no saben bien qué es la biopelícula, pueden pensar que con una pasada del cepillo de dientes se destruirán las bacterias intrusas y se resolverán las enfermedades. La realidad es mucho más compleja. Debemos educar a los pacientes y hacerles comprender el delicado ecosistema del organismo. Fíjese en esta explicación a modo de ejemplo: «La biopelícula consiste en grupos de bacterias y otros microorganismos que se encuentran por toda la boca, incluidos los dientes, la lengua, las mejillas y las encías. Si existe una cantidad excesiva de algunos microorganismos o una cantidad insuficiente de otros, puede aparecer una enfermedad bucodental».

 

Consejos prácticos para los pacientes

El consumo excesivo de azúcar, por ejemplo, puede provocar un crecimiento excesivo de bacterias causantes de caries e incluso desencadenar la proliferación de Candida albicans en la cavidad bucal. El correcto cepillado dos veces al día, el uso diario de hilo dental y el desbridamiento mecánico ocasional reducen el crecimiento excesivo de los microbios, pero las opciones dietéticas son igual de importantes para la salud bucodental. Es importante que reduzcan la cantidad y la frecuencia de la ingesta de azúcares y almidones. La Federación Europea de Periodoncia recomienda limitar el azúcar a las comidas. También puede informar a los pacientes de que los alimentos pro-bióticos, que quizás conozcan como promotores de la salud intestinal, también pueden ser beneficiosos para equilibrar el microbioma bucodental. El yogur natural o griego sin edulcorantes forma parte de una dieta saludable, además de ser una buena fuente de proteínas y calcio.

 

Biopelícula, caries y enfermedad periodontal

La Federación Europea de Periodoncia nos recuerda que la caries dental y la enfermedad periodontal son las enfermedades más frecuentes en el ser humano y que el riesgo de padecerlas aumenta a medida que envejecemos. Las indicaciones modernas sobre los cuidados bucodentales deben incluir recomendaciones que favorezcan la creación de un ecosistema positivo en la boca mediante el cultivo de una biopelícula dental sana y equilibrada. Si los pacientes no entienden por qué o cómo deben hacerlo, no estarán motivados para cambiar sus hábitos. Los pacientes han de ser proactivos acerca de su salud bucodental.

 

Consejos para ofrecer orientación a los pacientes

Los cambios en la alimentación y la conducta no se producen de un día para otro. Los pacientes necesitan asesoramiento e inspiración persistentes para realizar los cambios necesarios para mantener o recuperar un buen estado de salud. En Clínica M&M ofrecemos orientación personalizada o derivamos a los pacientes a nutricionistas y otros especialistas en salud para que obtengan un enfoque que vaya más allá de la boca. Los profesionales dentales no solo somos profesores, sino también estudiantes. En beneficio de nuestros pacientes, estudiamos todo lo posible sobre la biopelícula dental y aprendemos a transmitir estos conocimientos complejos en términos sencillos. Si somos capaces de explicar el ecosistema bucodental, tal vez puedamos reforzar el cumplimiento de los pacientes y motivarles para conseguir una salud bucodental completa y una salud general óptima.

 

Posteado en: Clinica M&M
Ocho alimentos que ayudan a prevenir las caries
30 SEP 2019 0
Clínica M&M te aconseja por tu salud dental

 

Una mala higiene bucodental y una dieta rica en azúcares y almidones favorece la aparición de caries

Las caries son, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el trastorno más prevalente de entre las enfermedades bucodentales. Se trata de perforaciones que se producen en la estructura de los dientes como consecuencia de la acción de la placa bacteriana acumulada, provocada por una mala higiene bucodental y una dieta rica en azúcares y almidones. Este tipo de alimentos, especialmente si se ingieren entre comidas, facilitan que las bacterias cariogénicas se activen para digerirlos y producen ácidos que atacan los dientes.

La prevención es la clave para mantener unos dientes sanos. Evitar las golosinas, la bollería industrial o las bebidas azucaradas, así como cepillarse los dientes después de cada comida y utilizar seda dental ayudará a reducir las posibilidades de padecer este tipo de problemas.

Además, existen alimentos que ayudan a combatir el riesgo de sufrir caries y otras complicaciones o dolencias bucales derivadas de una higiene dental deficiente. Los expertos en sanidad dental han elaborado un listado de alimentos que se deben incluir en la dieta diaria para minimizar el riesgo de padecerlas.

• Yogures y lácteos: El calcio, presente en alimentos como los lácteos, es un componente esencial para evitar la aparición de caries. Productos como la leche o los yogures son una importante fuente de este mineral que ayudará a conseguir una dentadura fuerte y sana. El queso, por su parte, tiene la capacidad de neutralizar la formación de ácidos que deterioran el esmalte. Los lácteos enteros contienen además vitamina D, que facilitan el aprovechamiento del calcio.

• Zanahorias: Consumir zanahorias crudas ayuda a fortalecer los dientes y las encías, ya que, al masticarlas, evitamos que las bacterias se adhieran a los dientes, además de mejorar el riego sanguíneo. Esta hortaliza activa también las glándulas salivares, clave para eliminar las bacterias de la cavidad oral, y contiene flúor, un mineral fundamental para mantener el esmalte y evitar la aparición de caries.

• Apio: También favorece la producción de saliva gracias al ácido málico, que ayuda a limpiar la dentadura e impide la aparición de manchas en los dientes.

• Pescado azul: La acumulación de bacterias, presentes en los restos de comida, es la principal causa de problemas periodontales como la gingivitis. La vitamina D facilita la absorción del calcio y el fósforo, haciendo las encías y dientes mucho más resistentes a este tipo de infecciones. Esta vitamina está presente, por ejemplo, en pescados azules como el atún, las sardinas o el salmón.

• Huevos y legumbres: De la misma manera que el calcio, el fósforo es otro elemento imprescindible para el correcto mantenimiento de la estructura de los dientes. Los huevos son un alimento con un alto contenido de este mineral presente en dientes y huesos, que también puede encontrarse en legumbres como garbanzos o lentejas.

• Manzana: Morder una manzana, fruta rica en fibra, contribuye a la limpieza bucal eliminando bacterias que favorecen el desarrollo de caries y gingivitis, ya que, al masticarla, se produce en la dentadura un efecto que puede asemejarse al del cepillado y se favorece la eliminación de la placa.

• Kiwi: Otras frutas, especialmente las que contienen vitamina C como el kiwi, pueden ayudar a la producción de colágeno, principal componente de las encías y fundamental para mantener una buena salud bucodental.

 

También hay que evitar las golosinas, la bollería industrial o las bebidas azucaradas

Posteado en: Clinica M&M
El papel del dentista, clave en el abordaje de pacientes oncológicos
13 SEP 2019 0
Clínica M&M te aconseja por tu salud dental

 

El odontólogo es vital

La labor del odontólogo es vital, ya que la radioterapia o la quimioterapia pueden dar lugar a determinadas enfermedades de la boca. Asimismo, algunas complicaciones bucodentales podrían modificar el plan terapéutico frente al cáncer. La coordinación del dentista con el oncólogo es fundamental en el seguimiento de los afectados por este tipo de patologías.

La Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) recoge que el número de casos nuevos de cáncer en España ascenderá este año a 277.234. Los actuales tratamientos oncológicos, tanto de quimioterapia como de radioterapia, también afectan a la boca de los pacientes.

Los expertos señalan que el dentista es una pieza clave en el diagnóstico precoz, tratamiento y seguimiento de la patología bucodental del paciente oncológico, que puede afectarse severamente por los tratamientos antineoplásicos. Asimismo, precisan que las complicaciones bucodentales pueden alterar de un modo importante la calidad de vida del paciente oncológico, así como modificar el plan terapéutico frente al cáncer y, por tanto, los resultados finales.

Lo cierto es que la radioterapia y la quimioterapia provocan complicaciones a nivel bucal, sobretodo la primera. La radioterapia cuando se administra directamente sobre la cavidad oral a dosis elevadas, es una causa frecuente de complicaciones bucodentales.

Por su parte, la quimioterapia puede producir mucositis y dolor oral, que en ocasiones se complica con infecciones micóticas. Cuando la quimioterapia es muy intensiva, como la que se administra en las enfermedades oncohematológicas o en el trasplante de médula ósea, también puede complicarse con infecciones virales, a veces severas.

Posteado en: Clinica M&M
Pon fin a la odontofobia o «miedo al dentista»
30 AGO 2019 0
Clínica M&M te aconseja por tu salud dental

 

¿La idea de acudir al dentista te causa una ansiedad excesiva?

¿Piensa que te va a doler o que te va a suponer una gran incomodidad?

La fobia al dentista existe y es un problema aún demasiado frecuente en nuestro país, a pesar de que los avances tecnológicos y los conocimientos, así como las mejoras en las condiciones de las consultas odontológicas, han supuesto que muchos de estos temores casi ancestrales ya no tengan justificación lógica.

Las fobias son un trastorno psicológico con una amplia incidencia mundial: alrededor de uno de cada veinte individuos tienen alguna fobia. Este trastorno se define como un miedo o temor excesivo, incontrolado y desmesurado. Cuando se permanece frente a lo temido, aumenta la ansiedad y el individuo se siente impotente para controlarlo, a pesar de entender que este pánico es ilógico.

Sin duda, la fobia a acudir al dentista se incluye dentro de los temores más extendidos en el mundo occidental. La odontofobia es un problema real y muy serio ya que lo sufre hasta un 15% de la población, aunque seguramente es sustancialmente superior el número de usuarios que muestran reticencias a ir a su dentista. Se estima que el miedo al dentista es el tercer motivo por el que los españoles no acuden a la consulta odontológica. Pero, ¿está justificada esta reacción de rechazo?

 

¿Cuáles son los motivos?

En la mayoría de los casos, el miedo a acudir al dentista está relacionado con una mala experiencia anterior, pero no siempre es así.

En general, a pocas personas le satisface la idea de acudir a cualquier médico. En el caso del odontólogo, se unen además otros condicionantes: ruido de la aparatología dental, mal olor, la temida bata blanca,…Pero también en esto subsisten muchos mitos y leyendas.

En ocasiones, se establecen juicios y conclusiones que generan miedos y respuestas incómodas e irracionales. Cuando se está ansioso y angustiado es posible generar juicios negativos interpretando las cosas de manera extrema; esta situación tiene un impacto en el bienestar del paciente, de forma que terminará experimentando más dolor, peor salud y calidad de vida.

 

Hay soluciones

En un estudio llevado a cabo por investigadores británicos del King’s College de Londres (publicado en el British Dental Journal, vol 219, nº10) se asegura que la terapia cognitivo-conductual resulta muy eficaz en el tratamiento de las fobias al dentista.

Esta terapia puede contribuir cambiando la forma de pensar y actuar del usuario, para que se sienta mejor. Ayuda a entender problemas complejos simplificándolos, ya que los pensamientos relacionados con el miedo producen trastornos físicos y emocionales.

El objetivo de la terapia cognitivo-conductual es que el individuo pueda elaborar sus propias estrategias que le ayuden a afrontar la fobia. Es una terapia científica y, por tanto, rigurosa y está basada en investigaciones y métodos experimentales.

Es una terapia a corto plazo, que suele durar entre seis y diez sesiones, donde el terapeuta orienta para percibir el origen de la fobia. En el estudio del King’s College, el 93% de los pacientes no necesitaron sedación para recibir el tratamiento dental; según su autor, Tim Newton, “a largo plazo la sedación no resuelve el problema, porque no ayuda a superar el miedo.

 

Al servicio de la calidad y la comodidad

Y es que ir al dentista era posiblemente antaño sinónimo de sufrimiento y dolor, pero ahora no. Se disponen de grandes avances en cuanto a técnicas, instrumental y materiales. El avance de la Odontología se ha puesto fundamentalmente al servicio de la calidad y la comodidad.

El uso de láseres, materiales piezoeléctricos, microscopios, lupas,...y las novedosas técnicas 3D que se emplean tanto para el diagnóstico como para múltiples tratamientos han supuesto no solo una evolución en los resultados, sino también han minimizado las incomodidades habitualmente asociadas a los procedimientos odontológicos.

Los avances son múltiples y van desde la toma de imágenes como la tomografía computerizada de haz cónico, que permite obtener con una muy escasa dosis de radiación una visión 3D extremadamente precisa de la zona oral y maxilofacial completa, hasta la colocación de implantes dentales, la toma de impresiones y la fabricación de coronas y puentes mediante las tecnologías CAD- CAM.

Incluso, existen en el mercado gafas con tecnología 3D, que se han convertido en una de las aplicaciones más novedosas para reducir la ansiedad en el consultorio dental. Si el paciente se abstrae del ruido y las sensaciones desagradables, disminuye su nivel de angustia y ansiedad. Con este recurso se pueden ver vídeos o películas en 3D, jugar a videojuegos, leer, escuchar música e, incluso, las gafas se pueden conectar al dispositivo móvil del paciente para acceder a sus propios archivos de vídeo o música.

 

La eSalud y la Nanotecnología también te ayudan

Y es que las nuevas tecnologías móviles, situadas en el ámbito de lo que se conoce como salud móvil (Mobile Health) o eSalud, también están ayudando a superar el problema de la odontofobia.

Entre otros muchos recursos, hay una aplicación para smartphone que permite al propio paciente realizar su terapia cognitivo-conductual. Y también existen aplicaciones con videos, fotos, radiografías para dar soporte e la información sobre los tratamientos.

Por su parte, la Nanotecnología está favoreciendo un gran desarrollo de materiales innovadores en Odontología, como nanopartículas, nanotubos y nanocompuestos, entre otros. Se pueden aplicar directamente en la clínica y marcan un abanico de posibilidades de un gran valor y trascendencia en los procedimientos odontológicos conservadores, ya que incrementan las propiedades mecánicas, físicas y químicas cuando en comparación con los materiales convencionales utilizados en la práctica clínica. Incluso, estas nanopartículas aportan nuevas utilidades, con propiedades antidesgaste, antibacterianas y antifúngicas.

 

Anestesias más cortas

En esta línea de mejora continua y acelerada, destaca la disponibilidad de productos nuevos que permiten revertir el efecto de la anestesia local, reduciendo el tiempo en que dura el entumecimiento, llevando a los pacientes en pocos minutos a una sensación de normalidad. En los ensayos clínicos, el tiempo medio de recuperación de la sensibilidad normal en el labio superior fue de 50 minutos para los pacientes que recibieron este agente, en comparación con los 133 minutos de media para el grupo de control; en el labio inferior era de 70 minutos frente a155 minutos.

 

Posteado en: Clinica M&M
¿Qué pasa si no atiendes a tiempo un absceso dental?
19 AGO 2019 0
Clínica M&M te aconseja por tu salud dental

 

La salud bucodental debe ser una prioridad para todas las personas. Que la boca esté sana significa que el organismo también lo estará.

Por ello, ante cualquier molestia, lo ideal es visitar a un dentista para una revisión evaluatoria y determinar si algo anda mal. Un ejemplo claro son los abscesos dentales, que pueden llegar a ser grandes problemas si no se atienden a tiempo.

La falta de atención a un absceso dental tiene consecuencias severas, que van de la pérdida de la pieza a la propagación de la infección, generando uno o más de estos padecimientos:

 

Celulitis facial

Es la infección por bacterias en los tejidos blandos y profundos del rostro, que en las regiones afectadas luce enrojecido, tenso y en ocasiones con erupciones. Su tratamiento requiere antibióticos.

 

Angina de Ludwig

Es una infección de los tejidos localizados debajo de la lengua y en la parte inferior de la boca. Genera inflamación y dolor en cuello, fiebre, fatiga, confusión y dificultad respiratoria. Puede ocasionar la hospitalización del paciente.

 

Osteomielitis de maxilar

Ocurre en caso de que las bacterias se establezcan en el hueso. Genera gran dolor, fiebre, hinchazón en la zona afectada y malestar general. Se combate con antibióticos por vía intravenosa y a veces con cirugía para remover las partes del hueso que han muerto.

 

Abscesos cerebrales

Son cúmulos de pus en la región del encéfalo que surgen cuando las bacterias del granuloma viajan por las vías sanguíneas. Sus síntomas son dolor de cabeza, rigidez del cuello, fiebre, malestar general y alteraciones de la vista; pueden presentarse paulatinamente (en dos semanas) o de manera súbita. Es una emergencia médica que requiere hospitalización.

 

Endocarditis

Infección de las válvulas cardiacas que se manifiesta con fatiga, fiebre, dificultad para respirar, anormalidades en el ritmo cardiaco y sudoración. El tratamiento con antibióticos dura hasta 6 semanas y, en casos severos, puede desencadenar incapacidad del corazón para bombear sangre adecuadamente.

 

Neumonía

Tos con expectoración (flemas), fiebre, escalofrío, dolor torácico y problemas para respirar son algunas de las manifestaciones de la infección de los pulmones. Su atención también requiere la administración de antibióticos.

 

Visita tu dentista al menor síntoma para evitar males mayores. Ponte en manos de un profesional.

Posteado en: Clinica M&M
¿Cuándo y porqué usar férula dental?
13 AGO 2019 0
Clínica M&M te aconseja por tu salud dental

 

¿Cuándo usar félula dental?

La férula de descarga ó férula dental está especialmente indicada para pacientes con bruxismo y se hace a la medida de cada paciente, está compuesta de resina transparente y generalmente se colocan en la arcada superior.

La férula dental amortigua la presión que ejercen los dientes al estar en contacto, evitando el roce y su desgaste. Las personas, en su mayoría, aprietan los dientes mientras duermen, y eso la férula de descarga está especialmente indicado durante la noche, ya que relaja los músculos faciales, propiciando una mayor relajación y mejor descanso.

 

La misión de una félula de descarga es:

• Prevenir el desgaste y posibles roturas de los dientes.

• Dar reposo a la mandíbula, relajando los músculos.

• Mantener una correcta colocación articular de la mandíbula.

• Prevenir dolores de cabeza, cervicales o contracturas.

 

¿Que es el bruxismo?

Es el término que define el hábito involuntario de rechinar o apretar los dientes sin ningún propósito definido, por la noche, mientras duermen o durante el día, lo que deriva en la mayoría de los casos en dolobres de cabeza, de mandíbula, oído y cuello. Puede afectar a niños y adultos, a ambos sexos por igual. Se calcula que el bruxismo afecta aproximadamente a un 20% de la población.

El bruxismo, está ligado a situaciones de estrés o épocas de ansiedad, aunque también puede deberse a otras sintomatologías. Conviene consultar con tu dentista.

 

Cómo limpiar la férula dental

El mantenimiento e higiene de la férula de descarga es muy sencillo, simplemente lavarla con agua y dentífrico o colutorio bucal para evitar que huela mal o cause mal sabor de boca. Así como guardarla en su estuche, manteniendo la misma higiene con el mismo, para prevenir posibles infecciones.

 

Férulas blandas

En paralelo, existen otro tipo de férulas blandas de venta en tiendas de deporte, es importante tener en cuenta que no son férulas de descarga, ni sirven para evitar el desgaste dental. Son protectores bucales para la práctica de determinados deportes. De hecho, pueden causar el efecto contrario, generando ganas de mordisquear la férula, al ser blanda, lo que cargaría aún más la articulación mandibular.

No lo dejes pasar, y ponte en manos de tu dentista.

Posteado en: Clinica M&M
Verano y salud dental. Aumento de la placa bacteriana y la halitosis
30 JUL 2019 0
Clínica M&M te aconseja por tu salud dental

 

Durante los meses de verano, con la llegada de las vacaciones, existe un riesgo mayor de que se acumule placa bacteriana en nuestros dientes. Este aumento se produce como consecuencia de cambios en nuestros hábitos (disminuimos la frecuencia del cepillado, descuidamos la alimentación, etc.) y puede provocar un empeoramiento de la salud gingival.

Es cierto que en verano no prestamos tanta atención a nuestras rutinas habituales, descuidamos la alimentación, la higiene bucal y otros hábitos saludables, debido a que utilizamos el tiempo libre para otro tipo de actividades. Sin embargo, es importante recordar lo necesario que es mantener una buena higiene bucodental y tratar de cepillar nuestros dientes al menos 2 veces al día, preferiblemente cada noche y después del desayuno. Además, al disminuir la frecuencia con la que nos cepillamos los dientes, es recomendable que las veces que lo hagamos le dediquemos el tiempo suficiente (2 minutos mínimo) y realicemos también una correcta limpieza interdental.

Pero además, si a la disminución de nuestra higiene bucal durante las vacaciones añadimos un incremento en la ingesta de bebidas alcohólicas y/o del consumo de tabaco, es bastante probable que aparezcan problemas bucodentales, como afectaciones periodontales, mayor riesgo de caries o incluso halitosis. No obstante, también hay alimentos que tienen un efecto positivo en nuestra salud bucal y de los que podemos disfrutar en verano, como las ensaladas, frutas y algunos lácteos.

Por supuesto, para evitar el temido mal aliento, además de mantener una buena higiene oral, es muy importante una ingesta frecuente de agua que ayude a mantener el flujo de saliva y la hidratación de la mucosa oral.

Por lo tanto, es una buena opción llevar siempre con nosotros un cepillo de dientes o un kit de limpieza bucodental, para tenerlo siempre a mano después de cada comida. Los chicles sin azúcar pueden ayudarnos a mantener a raya la acción de las bacterias, en casos en los que no podamos cepillarnos. Si somos responsables durante las vacaciones y mantenemos los buenos hábitos de salud bucal, evitaremos una visita de urgencia al odontólogo a la vuelta de vacaciones.

Posteado en: Clinica M&M
Dolor en la mandíbula. ¿Qué debo tener en cuenta?
16 JUL 2019 0
Clínica M&M te aconseja por tu salud dental

 

La articulación temporomandibular (ATM) es la articulación que conecta la mandíbula con la cabeza, actuando como una bisagra deslizante entre el maxilar inferior y el cráneo. Existen 2 articulaciones temporomandibulares, una a cada lado de la cabeza, localizadas justo al frente de los oídos. Debido a que estas articulaciones son flexibles, la mandíbula puede moverse y deslizarse suavemente de arriba a abajo y de lado a lado, permitiéndonos realizar funciones como el habla y la masticación. Alrededor de la ATM, existen además músculos que se acoplan a las articulaciones mandibulares y las rodean, controlando su posición y movimiento.

En relación con el dolor orofacial, los trastornos temporomandibulares (o disfunción craneomandibular) son todos aquellos problemas que afectan a las articulaciones (ATM) y músculos de la masticación, que conectan la mandíbula inferior al cráneo.

 

¿Qué produce estos trastornos?

Es bastante complejo determinar las causas que producen este tipo de trastornos, pues normalmente suelen ser de origen multifactorial. Los factores etiológicos conocidos incluyen los traumas o lesiones a nivel orofacial y la patología articular degenerativa como la artritis. Otros factores que están asociados a este tipo de patología son los hábitos parafuncionales, como el bruxismo o rechinamiento de los dientes, y la tensión muscular cervical y masticatoria.

Además, algunos de los síntomas relacionados con la ATM, pueden ser causados por efectos del estrés físico sobre las estructuras alrededor de la articulación, o incluso hay otras patologías que se implican en este problema, como cefaleas, migrañas, neuralgias, dolor cervical, dolor vascular y otras patologías sistémicas. Por todo ello a veces es difícil el diagnóstico diferencial y, por tanto, el tratamiento adecuado.

 

Síntomas

Las alteraciones de la ATM pueden presentar varios síntomas o señales. Es difícil saber realmente si uno padece de alteraciones de ATM o no, pues sus síntomas también son indicadores de otros problemas. Algunos de los síntomas de alteración de ATM más comunes son los siguientes:

• Dolores de cabeza, dolor de oídos, y dolor y presión por debajo de los ojos.

• Un chasquido o ‘’ruido articular’’ al abrir o cerrar la boca.

• Dolor ocasionado por el bostezo, al abrir la boca ampliamente o masticar.

• Mandíbulas que se «traban o encajan», se cierran o se salen de su posición normal.

• Molestias dolorosas en los músculos de la mandíbula.

• Un cambio repentino en el modo en que los dientes superiores e inferiores encajan unos sobre otros.

 

Tratamiento

Los trastornos temporomandibulares son una patología crónica en la que los síntomas fluctúan a lo largo del tiempo. El éxito en el tratamiento se basa en terapias enfocadas en técnicas de autocuidado (aplicación de calor o frío, realizar un dieta blanda o evitar ciertos alimentos, disminuir el consumo de cafeína o excitantes, evitar el apretamiento dentario, lograr una buena calidad de sueño, etc.) y en el control de aquellos factores que agravan el cuadro.

Muchas veces estas alteraciones son transitorias y no empeoran. Estos casos sólo precisan un tratamiento sencillo para aliviar el malestar con terapias poco invasivas como férulas oclusales hechas a medida (aparatos que se interponen entre los dientes y son capaces de redirigir, disminuir y redistribuir las fuerzas oclusales) y fisioterapia.

En cualquier caso, ante cualquier síntoma o indicio de dolor articular o mandibular, recomendamos acudir a un especialista en este campo, que será quien realice un diagnóstico certero y elabore la planificación necesaria para llevar a cabo el tratamiento.

Posteado en: Clinica M&M
¿Cómo funciona la ortodoncia Invisalign y cómo es el proceso?
24 JUN 2019 0
Clínica M&M te aconseja por tu salud dental

 

 

Entre los tratamientos de ortodoncia que existen en la actualidad, hay uno que destaca por sus ventajas tanto estéticas como funcionales. Estamos hablando de la ortodoncia Invisalign, un tipo de ortodoncia invisible, cuyas fundas dentales son prácticamente imperceptibles al resto de las personas.

«Se trata de un sistema de ortodoncia muy estético. Su característica principal es que son invisibles y removibles. Se realizan con este tipo de ortodoncia pequeños movimientos de manera gradual hasta conseguir una sonrisa estética y funcional».

Es un tratamiento de ortodoncia invisible eficaz que está indicado para corregir prácticamente cualquier problema de alineamiento dental o mordida, además de disfrutar de una bonita sonrisa también durante el tiempo que dura el tratamiento.

 

Cómo es el proceso de ortodoncia Invisalign

En primer lugar, en el proceso de Invisalign se toman medidas de los dientes del paciente o se escanean, y se hace un estudio en 3D. Los movimientos son estudiados a la décima de milímetro para crear posteriormente las fundas a la medida correcta.

«Siempre la corrección de la anomalía se planifica, pudiendo programar y ver cómo quedarán los dientes alineados al final del tratamiento gracias a la tecnología que aplicamos. Esto es lo más emocionante para un paciente: ver antes de empezar como va a quedar su sonrisa”.

Si en alguna de las fases del proceso de ortodoncia no se han producido los movimientos estipulados, puede deberse a varias causas, señalan los dentistas:

• Que no se haya llevado el tiempo estipulado las fundas dentales (22 horas diarias se recomienda).

• No haber usado el hilo dental lo necesario.

• Rotura de algún atache.

Cuando se produce algún problema durante el tratamiento de Invisalign, lo más importante es acudir al dentista lo antes posible. Por su parte, también es importante recordar que llevar un alineador una semana más de lo estipulado, por ejemplo, para intentar compensar ese tiempo que no se ha puesto, no sirve de nada.

Diferentes especialistas recomiendan así este tipo de ortodoncia invisible para aquellas personas que no solo buscan una alineación de los dientes, sino también para aquellos que buscan mantener una bonita sonrisa durante el tiempo que dura el tratamiento.

Posteado en: Clinica M&M
Alarma con la caries en los niños menores
28 MAY 2019 0
Clínica M&M te aconseja por tu salud dental

 

3 de cada 10 niños menores de 6 años tienen caries. Algo estamos haciendo muy mal

En España, el 31% de los niños menores de 6 años tienen caries y el 75% de los menores de 3 años no ha ido al dentista. Además, solo el 10-20% de las caries en dientes temporales reciben su tratamiento oportuno, por lo que el Consejo General de Dentistas y la Fundación Dental Española (FDE) pone la salud oral infantil en el centro del debate.

En este blog, los padres y niños pueden encontrar información útil, atractiva y actualizada sobre los hábitos adecuados que hay que adoptar en la infancia para disfrutar de una buena salud bucodental en la edad adulta.

La campaña de 2019 se centra en la salud oral infantil y el lema es «Piensa en su boca, cuida su salud», ya que unos buenos hábitos y unas medidas preventivas adecuadas durante las primeras etapas de la vida son «fundamentales» para garantizar una correcta salud bucodental en la adolescencia y en la edad adulta.

En España, el 31% de los niños menores de 6 años tiene caries, lo que supone que 7 millones de dientes de leche están afectados. Los preescolares españoles «entre el 80 y el 90% de las caries no han recibido el tratamiento oportuno».

Hay que destacar la importancia de adquirir unos buenos hábitos de higiene bucodental desde la infancia, para lo que es imprescindible la implicación de los padres. «Solo un 30% cepilla los dientes a sus hijos en edad preescolar, el otro 70% espera a que los niños sean más mayores».

La caries es la enfermedad «más común de la infancia», cinco veces más común que el asma y 20 veces más que la diabetes. En España, cerca de 2 millones de menores de 6 años están afectados.

Publicado en Dental Médical Group

Posteado en: Clinica M&M
Besos y salud bucodental
15 MAY 2019 0
Clínica M&M te aconseja por tu salud dental

 

Importancia de los besos para nuestra salud bucal

Los besos no sólo transmiten sentimientos, también una gran cantidad de bacterias que pueden afectar a nuestra salud bucodental. Un reciente estudio, ha demostrado que en un beso de unos 10 segundos de duración, llegan a intercambiarse hasta 80 millones de bacterias.

Dicho estudio muestra, además, cómo las parejas tienden a poseer en la lengua una población bacteriana mucho más similar que otros individuos, pues además de intercambiar bacterias durante el beso, estas encuentran en las superficies de la lengua una zona ideal para colonizar a largo plazo. Sin embargo, en la saliva, esta población bacteriana se mantiene de una manera más temporal, ya que producimos y tragamos saliva de forma continua.

Cuanto mayor es la frecuencia en que dos personas se besan, mayor similitud existirá en su microbiota bucal. Por ejemplo, para una media de 9 besos al día se obtiene una similitud de la microbiota en saliva superior al 50%, siendo el efecto de un solo beso muy limitado.

Cabe destacar que las enfermedades bucales se pueden transmitir mediante el beso y a través de la saliva, que constituye el medio de transporte de las bacterias. Estos contagios también pueden producirse de padres a hijos, por ejemplo cuando se utiliza el mismo cubierto o simplemente al soplar para enfriar la comida del niño.

La enfermedades bucales que se contagian con mayor facilidad son la caries, causada por la bacteria Streptococcus mutans, y las enfermedades relacionadas con las encías, tales como la periodontitis. Las parejas con periodontitis tienden a presentar peor salud bucodental que las parejas en las que ambos miembros disfrutan de unas encías saludables, pues las bacterias son compartidas al besarse.

Por otro lado, la acción de besar también tiene numerosos beneficios para el ser humano, como la gran estimulación que provoca en la producción de saliva, lo que ayuda a equilibrar el pH de la boca y evita largos periodos de desmineralización, protegiendo de esta forma a las piezas dentales de la caries. Asimismo, la saliva regula la existencia de bacterias en la cavidad oral, propiciando la reducción del mal aliento o halitosis.

Desde Dental Medical Group recomendamos acudir regularmente al dentista para prevenir el contagio, desarrollo o aparición de cualquier enfermedad. De esta forma, estaremos protegiendo nuestra salud y la de los que nos rodean. Igualmente, conviene ser constante en nuestra higiene bucodental.

Publicado en Dental Médical Group

Posteado en: Clinica M&M
¿Qué son los implantes dentales de carga inmediata?
26 ABR 2019 0
Clínica M&M te aconseja por tu salud dental

           

          Los implantes de carga inmediata permiten que el paciente disfrute de unos dientes fijos, estéticos y funcionales en sola una sesión. La técnica inmediata es una variante de la convencional y permite a los pacientes hacer una vida normal a las 24/48 horas del tratamiento.

           

          Ventajas: tiempos mínimos de espera

          Una de las inquietudes que nos plantean los pacientes son los tiempos de espera. En la técnica convencional de implantes se debe esperar entre la extracción del diente irrecuperable y la colocación del implante entre un mes y medio y seis meses. Además, hay un segundo periodo de espera, de entre tres y cuatro meses, desde que se coloca el implante hasta que se coloca al paciente la prótesis fija.

          La técnica de carga inmediata permite acortar estos tiempos de espera. De esta forma, en una única sesión, se extraen las piezas irrecuperables, se colocan los implantes y sobre ellos la prótesis fija.

          Estos dientes inmediatos permiten al paciente reincorporarse a las pocas horas del tratamiento a su vida personal y profesional, redescubriendo el placer de poder sonreír y comer con normalidad. De hecho, el paciente puede cenar una dieta sólida de consistencia moderada la misma noche del tratamiento.

          Sin duda la implantología de carga inmediata es la opción más demandada por el paciente, sobre todo, cuando el diente o los dientes que se van a reponer ocupan una posición especialmente visible o estética. Es un tratamiento avanzado en el somos especialistas. Hemos ayudado a cientos de personas a recuperar la calidad de vida perdida. De hecho es el tratamiento que mayor estética, confort y calidad de vida aporta al paciente.

           

          ¿Y si mi caso es complicado?

          Incluso si es necesario realizar una técnica avanzada, como la de implantes cigomáticos, es posible realizarla con carga inmediata. El tratamiento de implantes cigomáticos consiste en anclar los implantes a la base del pómulo. Está pensado para pacientes con atrofia maxilar severa a los que resulta prácticamente imposible realizar un tratamiento convencional.

          La técnica de implantes cigomáticos es la de primera elección puesto que se evitan otros procedimientos más invasivos e incómodos para el paciente como los injertos óseos, y permiten que este disfrute de unos dientes estéticos y funcionales desde el primer día del tratamiento.

           

          ¿Cómo es el procedimiento?

          A través de una ortopantomografía, o si fuera necesario mediante un TAC, se realiza el diagnóstico. El día del tratamiento se extraen los dientes irrecuperables en caso de que los haya. Esto se realiza simplemente con anestesia local, lo que resulta completamente indoloro para el paciente. A continuación se colocan los implantes. Para el maxilar superior se suelen necesitar 6-8 implantes, y para el inferior, 4-6 implantes.

          Después, para poder realizar la carga inmediata, se toma una impresión con la que el técnico de laboratorio realizará la prótesis fija. Estos nuevos dientes, elaborados con resina de alta dureza, son altamente funcionales y estéticos, y quedan fijados a los implantes. Con ello, el paciente recupera de forma inmediata la estética y la función masticatoria de sus dientes.

          Finalmente, al cabo de tres meses, cuando el proceso de osteointegración se ha producido se cambia la prótesis inmediata por una definitiva. La principal ventaja de esta técnica es que el paciente disfruta en todo momento de unos dientes fijos funcionales y altamente estéticos.

 

Posteado en: Clinica M&M
Analicemos la situación. ¿Necesito realmente un implante dental?
12 ABR 2019 0
Clínica M&M te aconseja por tu salud dental

           

          Consejos M&M

           

          ¿Extraer o salvar el diente enfermo?

          Ten en cuenta que una vez se extrae un diente natural no hay vuelta atrás. El diente sólo debe extraerse si no hay posibilidad alguna de salvarlo, o salvar al menos su raíz. Si tienes dudas no tengas problema en pedir una segunda opinión sobre si es posible o si merece la pena salvar ese diente, puedes preguntar sin complejos a tu dentista para que te refiera a alguien para una segunda opinión o buscar otro dentista por tu cuenta.

           

          Endodoncia vs Extracción + Implante Dental

          Si el diente tiene una afectación pulpar la endodoncia es el tratamiento de elección, un buen endodoncista puede salvar muchas veces un diente que podría parecer perdido, puede tratar la raíz del diente, retratar una endodoncia fallida, reparar grandes perforaciones, eliminar postes y reconstrucciones antiguas, realizar cirugías menores en la raíz, etc. Si tu dentista quiere aceptar el reto de salvar el diente mediante una endodoncia y confía en que puede hacerlo, la tasa de éxito varía entre el 80% y el 98%. El precio de una endodoncia puede variar bastante dependiendo de la dificultad y el tipo de diente (por ejemplo, hay dientes que sólo tienen un conducto radicular y otros que pueden tener hasta cuatro).

           

          Tratamiento periodontal vs Extracción + Implante Dental

          Si el problema del diente es periodontal y tiene solución, el tratamiento de elección debe estar orientado al mantenimeinto del diente y a la curación del problema periodontal. Los tratamientos periodontales más habituales son:

                • Limpiezas

                • Curetajes y raspajes radiculares

                • Cirugía periontal

          Un paciente con problemas periodontales tiene que acudir a los mantenimientos que le indicará su dentista o higienista dental dependiendo de la gravedad del problema.

          Aunque la enfermedad periodontal sea grave un adecuado tratamiento junto con la colaboración del paciente (buenos hábitos y buena higiene) permitirá alargar la vida del diente de manera considerable.

           

          ¿Cumplo los requisitos para poder ponerme un implante?

          Cuántas veces hemos oído la frase “Yo es que necesito ponerme un implante dental” como si de repente estuviéramos capacitados para saber qué tratamiento es el más adecuado para nuestro problema de salud bucal. Es como si nos duele una pierna y vamos al traumatólogo preguntándole por los tipos de prótesis de cadera porque ya tenemos decidido el tratamiento que necesitamos, no tiene ningún sentido ¿verdad?.

          Sólo tu dentista puede decirte si en tu caso es aconsejable un tratamiento con implantes. Para ello es necesario estudiar la salud de tus dientes y encías, la fortaleza y características del hueso del maxilar (mediante radiografías especiales), saber si existen problemas de salud previos o hábitos perniciosos que pongan en peligro el éxito del tratamiento, etc.

          Lo importante es recordar que, aunque el implante es posiblemente la mejor solución que existe para sustituir a un diente perdido, en determinados casos no es la opción más recomendable.

           

          ¿Cómo es la cirugía de implantes dentales?

          Antes de la cirugía es necesario realizar una planificación meticulosa para identificar y analizar el nervio dentario, el seno maxilar y la forma y dimensiones del hueso, tanto en la zona de la intervención como en los alrededores. Durante el examen preliminar tu dentista utilizará diferentes técnicas de imagen (radiografías intraorales, radiografías panorámicas, TAC, escáneres digitales, etc.) para poder tener el máximo detalle para poder analizar tu boca y diseñar el plan de tratamiento. El TAC es obligatorio y antes del TAC se deben hacer férulas quirúrgicas y radiológicas para poder determinar con exactitud la ubicación correcta del implante y para que la prótesis esté lo mejor situada posible al recibir las de fuerzas de la masticación. Tus dientes y encías se examinan también para que cualquier tipo de enfermedad o problema sea tratado y curado antes del procedimiento.

          La intervención se realiza normalmente con anestesia local y, a grandes rasgos, consiste en lo siguiente: primero se realizan incisiones en la encía para dejar el hueso al descubierto, después se perfora un agujero en el hueso con unas fresas especiales. En este agujero recién perforado es donde se inserta el implante, que queda colocado por debajo del nivel de la encía. Una vez colocado el implante y antes de suturar la encía, se utiliza una cobertura temporal (tornillo de cicatrización) para proteger el implante. Cómo en cualquier otro tipo cirugía, habrá inflamación, molestias, dolores y sangrado durante el proceso de curación.

          A medida que el hueso y los tejidos de la encía van cicatrizando el implante se va fusionando con el hueso (osteointegración). El proceso de curación y osteointegración del implante dura de 2 a 4 meses generalmente, dependiendo entre otras cosas de si es maxilar o mandibular.

          Pasado este tiempo hay que comprobar si el implante se ha integrado con éxito. En caso de fracaso, habría que retirar el implante, esperar un tiempo a que el hueso cure y volver a colocar otro implante.

          Una vez se ha comprobado que el implante está osteointegrado y que los tejidos adyacentes están bien curados y sin infecciones es cuando se procede a la colocación de la prótesis personalizada. Esta segunda fase consiste en una toma de impresiones seguida de unas pruebas para determinar la estética, la forma y la oclusión de la prótesis definitiva. Todas estas pruebas, que se realizan en varias sesiones, se envían al laboratorio para que fabriquen la prótesis a medida que tu dentista te colocará sobre los implantes. Una vez colocada la prótesis es posible que sea necesario hacer más visitas a la consulta para hacer los ajustes finales necesarios para que la rehabilitación quede perfecta.

 

Posteado en: Clinica M&M
La onicofagia o «comerse las uñas», y de cómo afecta a la salud dental
25 MAR 2019 0
Clínica M&M te aconseja por tu salud dental

           

          Consejos M&M

          Comerse las uñas es un hábito muy extendido entre la población. Se estima que entre el 20% y el 30% de la población sufre este desorden llamado onicofagia, independientemente de la edad. Pero este hábito puede tener consecuencias no solo en la deformidad de los dedos, también en la salud bucodental y general del paciente.

          Aunque comúnmente este hábito se asocia al nerviosismo, lo cierto es que quien lo padece, termina convirtiéndolo en un recurso continuado y no siempre está relacionado con situaciones de estrés: el hambre, el aburrimiento o la frustración son otras de las ocasiones en las que la onicofagia se manifiesta de manera pronunciada.

          Lo cierto es que los médicos aún no han llegado a un acuerdo sobre el origen de este desorden y existen multitud de teorías psicológicas al respecto, que van desde la predisposición genética, a la ansiedad, pasando por el perfeccionismo. En cualquier caso, donde sí hay un acuerdo es en las consecuencias nocivas de este acto que termina por convertirse, en muchas ocasiones, en inconsciente.

          La onicofagia puede desencadenar en importantes infecciones, ya que se introduce en el organismo, a través de la cavidad bucal, una multitud de bacterias que, por otro lado, encuentran en las yemas húmedas la incubadora perfecta. Así, es fácil que enfermedades como la salmonela, muchas veces presentes bajo las uñas, se propaguen a través de los labios y la boca. Así mismo, pueden producirse infecciones a través de las heridas causadas en la piel, que a veces requieren incluso intervención quirúrgica.

          Los dentistas de niños también ponen el acento en la prevención infantil, ya que generalmente este desorden se desarrolla en la edad temprana y se extiende a la edad adulta. Evitando la onicofagia en la infancia, se puede prevenir en la edad adulta. Además, se debe destacar que es en la niñez cuando se maximizan los riesgos de infección, ya que generalmente se tiene menos cuidado con la higiene de las manos.

          Además de infecciones, la onicofagia puede generar desgaste dental, ulceras y caries, originadas por restos orgánicos introducidos en las perforaciones generadas por el desgaste.

 

Posteado en: Clinica M&M
Consejos y signos de alarma respecto a la salud bucodental de los niños
11 MAR 2019 0
Clínica M&M te aconseja por tu salud dental

           

          Consejos M&M

          En este blog explicamos a los padres de familia cuáles son los signos de alarma para tener en cuenta respecto a la salud bucodental de los niños.

          Desde la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA) insisten en llevarlos al dentista ante estos síntomas, pero también hay que hacerlo periódicamente a revisiones.

              • Cambio de coloración de la encía: más roja, incluso amoratada.

              • Cambio de forma de la encía: alteraciones del contorno, hinchazón, pérdida de encía alrededor de cualquier diente.

              • Sangrado de la encía al comer o cepillarse los dientes. Supuración o heridas que pueden causar dolor en encías.

              • Mal aliento.

              • Sensación de que las encías se mueven y los dientes más separados.

           

          En este sentido, los expertos recomiendan:

          Ponte como ejemplo para tus hijos y lávate los dientes con ellos, para que se acostumbren a esa rutina diaria. Enséñales porqué hay que cuidarlos y cómo hacerlo.

          Es importante que tus niños se cepillen los dientes, mínimo dos veces al día: por la mañana tras el desayuno y por la noche después de la cena. Si consigues que también lo hagan después de comer, mucho mejor.

          Deben usar cepillos adecuados al tamaño de sus dientes así como pasta de dientes infantil. Pídele consejo a tu dentista, higienista dental o pediatra si tienes dudas al respecto.

          Debes enseñarles a lavarse todos los dientes, no sólo los de la parte delantera, con un cepillo de cerdas suaves y que debe ser cambiado cada tres meses.

          Intenta que en su dieta se incluyan frutas, verduras y lácteos, evitando el abuso de bebidas refrescantes porque tienen alto contenido en azúcar. Las chuches y bollería industrial tampoco ayudan a mantener unos dientes sanos.

          Dos veces al año deberías acudir al dentista con ellos, sobre todo si están en proceso de cambio de piezas dentales.

          Si tu hijo tiene diabetes, debes llevarlo al dentista cada 6 meses para una completa revisión de la boca.

 

Posteado en: Clinica M&M
Cómo elegir el cepillo de dientes más adecuado
21 FEB 2019 0
Clínica M&M te aconseja por tu salud dental

           

          Tipo de cepillos dentales

          Existen muchos tipos de cepillos de dientes, con distintos tamaños, texturas y durezas. En este post te contamos cómo elegir el mejor cepillo de dientes para cada tipo de paciente. El objetivo del cepillado de dientes no es otro que tener una higiene bucal saludable, eliminar placa dental y prevenir las caries, así como la gingivitis.

          Ante una amplia variedad, la duda está servida. ¿Cómo elegir el mejor cepillo de dientes?

          Pues bien, no existe el cepillo perfecto, mas bien se trata de adecuar el cepillo ó cepillos al tipo de paciente, pudiendo este tener 2 ó más cepillos, utilizándolos de manera alterna. Por ello lo mejor es consultar con tu dentista.

          Es importante tener en cuenta que los cepillos de dientes, independientemente del tipo de cerdas que tengan: nylon, naturales, duras o blandas, no ejercen ninguna acción abrasiva sobre la superficie del diente. Son los dentífricos los que ejercen este factor abrasivo al diente, asi que es importante elegir el adecuado. He aquí los tipos:

           

          Cepillos de dientes tradicionales

          Poseen 3 o 4 tiras de cerdas normalmente.

              Medio: es el rey de los cepillos, su uso es el más generalizado.

              Duro: para personas con una boca sana, que no tengan demasiada sensibilidad en las encías.

              Suave: para personas con dientes y/o encías sensibles, gingivitis u otro tipo de problemática.

          Los cepilllos manuales han de cambiarse cada tres meses aproximadamente.

           

          Cepillos de dientes eléctricos

          Tienen un mango más largo y el cabezal más alargado y fino por lo que es más fácil llegar a zonas poco accesibles con el cepillo tradicional, como las muelas del juicio.

          Por su comodidad, es recomendable para pacientes que hayan pasado un tratamiento dental e incluso para personas disminuidas físicas o psíquicas, debido a la simplicidad de uso, no necesitan ayuda.

          En caso de encías sensibles, es mejor utilizar el manual, dado que el eléctrico es más agresivo.

           

           

          Cepillos interproximales

          El área interproximal es el espacio que existe entre los dientes, en pacientes con espacios interdentarios amplios, se aconseja utilizar este tipo de cepillos. Los hay de diferentes tamaños para ajustarse lo mas posible al espacio interdentario.

          El espacio interdentario, es un área propicia para el desarrollo de biofilm dental. Las patologías más comunes por la acumulación del biofilm dental son: gingivitis, periodontitis y las caries.

           

          Cepillos periodontales

          Estos cepillos se usan para eliminar la placa bacteriana subgingival, que está debajo de la encía. También llamados sulculares o creviculares, suelen tener dos o tres tiras de cerdas y se utilizan en casos de inflamación gingival y surcos periodontales.

           

          Cepillos ortodónticos

          Son cepillos que tienen la hilera central de cerdas más cortas, indicado especialmente para pacientes con ortodoncia, para poder acceder y limpiar mejor los brackets, bandas o cualquier otro tipo de aparatología fija.

          Existen otros instrumentos que pueden ayudarte a cuidar tu boca de una forma cómoda y sencilla y que complementan al uso de los cepillos de dientes, como por ejemplo el hilo dental, colutorios y limpiadores linguales.

          Ahora ya puedes elegir el más conveniente para ti.

 

Posteado en: Clinica M&M
Siete planes anti-edad para tu sonrisa
11 FEB 2019 0
Clínica M&M te aconseja por tu salud dental

 

          La boca también puede delatar la edad. Y no nos referimos a las arruguitas que aparecen en la comisura de los labios. Los dientes oscurecidos, las encías en mal estado o las piezas desgastadas pueden echar años de más a cualquier sonrisa. Pero tienen solución.

          Entre las consecuencias estéticas de la edad, destacan unos dientes menos luminosos y el hecho de que, con el paso del tiempo, el hueso que los soporta reduce su espesor, lo que provoca una pérdida de volumen en toda la estructura de los labios, lo que se traduce en la aparición de más arrugas en toda la zona.

          Pero otros efectos que el paso del tiempo provoca en la estructura bucal son los que deberían preocuparnos más, porque pueden provocar problemas de salud. Por ejemplo, es cierto que con los años los dientes se oscurecen por la saturación de la dentina (la capa que está por debajo del esmalte) que, de forma natural, los va haciendo más opacos.

          Pero lo más importante es que el esmalte también se va debilitando y puede dejar expuesta parte de esa dentina, dando lugar a problemas de sensibilidad al comer o beber alimentos calientes o fríos. Por su parte, las encías pueden aparecer retraídas y los dientes más largos de lo que eran o producirse el efecto óptico contrario: el de tener los dientes más pequeños que antes. Pero ambos efectos son síntomas de que o bien se sufre una enfermedad de las encías o bien "se ha reducido la distancia que comprende desde la base de la nariz hasta la barbilla por culpa del desgaste excesivo de los dientes debido al bruxismo o por ausencia de los molares".

          Con los años, los tejidos de nuestro organismo, incluidas las encías, pierden hidratación y colágeno, lo que conlleva una mayor susceptibilidad a la atrofia. El panorama ideal para que, si descuidamos un poco nuestros hábitos (el tabaco, por ejemplo) y la higiene dental (no usar diariamente el hilo), aparezcan enfermedades de las encías provocadas por el sobrecrecimiento de las cepas más dañinas de las bacterias que viven en nuestra boca. Estas bacterias pueden causar una respuesta inflamatoria crónica, que aunque en la mayoría de las ocasiones no duele, es capaz de destruir el hueso en el que se asientan los dientes. En los primeros estadíos de este proceso hablamos de gingivitis; en los más avanzados, de periodontitis. Si la enfermedad periodontal (que se calcula que afecta al 40% de los adultos a partir de los 30-35 años) no se trata, se pueden retraer las encías e, incluso, perder piezas dentales. "De hecho, en el mundo se pierden más dientes por enfermedad periodontal que por caries".

           

          Plan antiedad número 1

          Haz caso a las señales: no es normal que las encías sangren ni mucho ni poco. "Una encía que sangra al cepillado o al utilizar hilo o seda dental, es una encía enferma. El diagnóstico y el tratamiento de estas patologías debe ser realizado por odontólogos y estomatólogos cualificados, dado que las consecuencias de un diagnóstico o tratamiento incorrecto puede afectar negativamente a nuestra calidad de vida".

          Los casos más leves de enfermedad periodontal se tratan con una tartrectomía, que es el nombre técnico con el que se conoce a la limpieza en la que el odontólogo elimina los cálculos de sarro y la placa bacteriana. Cuando estos cálculos se encuentran por encima de la línea de las encías, la tartrectomía consiste en un raspado coronal y una limpieza de boca rutinaria. Si los cálculos se encuentran dentro de la encía, la tartrectomía se denomina raspado radicular y necesita para ser completada el uso de aparatos de ultrasonidos que "rompen" esos depósitos para poder retirarlos.

          Las periodontitis más recalcitrantes necesitan completar ese raspado con un análisis microbiológico. Tras tomar una muestra de la placa bacteriana y analizarla en el laboratorio, al tratamiento convencional se le añade otro antibiótico, en el que se escoge el fármaco más adecuado contra el tipo de bacteria que está afectando a la boca.

           

          Plan antiedad número 2

          Si hemos ignorado la enfermedad periodontal durante demasiado tiempo, somos fumadoras o nos cepillamos los dientes de una forma demasiado agresiva, es posible que con la edad en algunas zonas las encías se muestren retraídas y lleguen incluso a mostrar demasiada superficie dental. En estos casos, la solución (después de haber tratado la gingivitis y si el hueso en el que se asienta el diente se encuentra intacto) es someterse a un injerto. Esta técnica de microcirugía se realiza con anestesia local y en ella se injerta tejido nuevo (normalmente procedente del paladar del paciente) en la zona que se encuentra desprotegida.

          Las caries no son solo cosa de niños; los adultos tampoco estamos a salvo de ellas. De hecho hay un tipo, la caries radicular, que afecta a la raíz de los dientes y no suele dar la cara hasta que llegamos a la madurez. El peligro de este tipo de caries, una vez que han aparecido, es que llegan rápidamente a la cámara pulpar y suelen acabar en endodoncia.

          Plan antiedad número 3. El origen de la caries radicular se encuentra en varios frentes. El primero de ellos, la sequedad bucal: "La saliva contiene inmunoglobulinas que nos defienden de las infecciones orales leves. Pero algunos de los fármacos más usados por la población adulta para el control de enfermedades como la hipertensión arterial o el insomnio pueden producir sequedad oral, por lo que estos individuos serían más susceptibles a padecer caries".

          En este caso, la única opción es hablar con el médico para barajar otras medicaciones que no provoquen este efecto y reforzar la hidratación.

           

          Plan antiedad número 4

          "La caries radicular es más común en adultos, debido a que hay pacientes en los que las encías, con el paso de los años, van retrayéndose".

          El factor puede retraer unas encías que están sanas es epillarse los dientes con demasiada fuerza. "Para evitarlo, aconsejamos usar cepillos eléctricos con sensor de presión, que avisan mediante un ruido o una luz cuando apretamos demasiado. Además, estos modelos suelen cronometrar el tiempo de cepillado".

          Con un cepillado efectivo (y respetuoso), se puede prevenir este tipo de caries. Pero si el problema es que ya han aparecido, la solución es tratar la lesión con materiales adhesivos y usar pastas dentales y productos fluorados si la caries ha provocado sensibilidad.

          El esmalte que recubre los dientes es la sustancia más dura y resistente de nuestro organismo... pero no es indestructible. "Con el paso del tiempo, las piezas dentales se vuelven más frágiles por deshidratación. Los dientes adultos pierden esmalte, dejando más evidente la parte interior, la dentina, lo que le confiere al diente un color más oscuro y menos luminoso. Además, los dientes adultos presentan cracks del esmalte y fracturas que los vuelven irregulares y menos estéticos. Asimismo, las cúspides suelen perder anatomía por desgaste, que al final dejan zonas de dentina expuesta que también podrían producir sensibilidad dental".

           

          Plan antiedad número 5

          Ante unas piezas dentales desgastadas o de bordes irregulares, cabe la posibilidad de restaurarlas. Los nuevos materiales dentales, desde las resinas compuestas (composites), hasta las piezas cerámicas o metal-cerámicas permiten personalizar el tratamiento. "Esto ha mejorado mucho, porque antes se ponía una funda y para ponerla había que rebajar aún más el diente. Ahora tenemos la opción de usar carillas muy finas y resistentes, en la que casi no tocas el diente y el resultado final es muy natural".

          El objetivo, por lo tanto, es reconstruir la sustancia perdida, siendo lo más conservadores posible y respetando el esmalte remanente. "Para ello utilizamos composite o incrustaciones on-lay de cerámica de disilicato de litio. Otra medida, en caso de bruxismo, es emplear férulas de descarga (un aparato que se coloca en la boca por la noche que no permite que rechinemos los dientes al dormir), para evitar los desgastes más severos".

           

          Plan antiedad número 6

          Para recuperar la luminosidad perdida de una sonrisa, solo existe una solución: el blanqueamiento dental. "Estas técnicas pueden usarse a cualquier edad, siempre que las encías estén sanas y no haya caries activas".

          Hay múltiples formas de aclarar los dientes, pero, en general, se suelen diferenciar dos tipos de blanqueamiento: el externo y el interno.

          El primero es el más común y se realiza en todos los dientes de la boca (excepto en los que han tenido que ser restaurados o llevan coronas). Dentro de este tipo de blanqueamiento hay a su vez varias opciones, en función de la concentración del agente blanqueante y de si ese producto químico se activa mediante calor, luz halógena o luz LED, láser, ultrasonidos u ozono.

          Por su parte, el blanqueamiento interno está indicado en dientes concretos que se han oscurecido porque han sido sometidos a una endodoncia. En esos casos, se realiza un aclaramiento del diente oscurecido mediante la aplicación del agente blanqueador directamente en el interior del diente.

          No tener todas las piezas dentales es, sin duda, lo que más avejenta una sonrisa. Y, como ocurre con el sangrado de las encías, que los dientes se "caigan" con la edad tampoco es normal. Reemplazarlos es más importante de lo que pensamos: "Poner las piezas que faltan es necesario, porque no se trata solo de un tema estético, es también un problema de salud. La boca tienen que ofrecernos estabilidad. Las personas a las que les faltan algunas muelas, por ejemplo, comen y digieren peor, porque empiezan a masticar con dientes que no están preparados para ello y eso es malo".

          Los implantes son la solución que menos perjudica al resto de piezas dentales.

           

          Plan antiedad número 7

          Los odontólogos, por regla general, intentan mantener todas las piezas dentales que estén en condiciones de proporcionar una correcta función. Dicho esto, existen varios tipos de prótesis para sustituir las que faltan: desde las removibles (de quitar y poner), a las fijas y las que se colocan sobre implantes.

          Para elegir qué tipo de prótesis es la más adecuada para reponer las piezas dentales perdidas, hay que tener en cuenta varios factores, como el estado de salud general del paciente y su capacidad para mantener la cavidad oral saludable. "El odontólogo debe de recomendar la mejor manera de reponer la pieza dental perdida, porque cada caso permite unas soluciones diferentes, aunque los implantes son la solución que menos perjudica al resto de las piezas".

          Los implantes dentales en pacientes sanos, no fumadores y que no toman ninguna medicación que afecte a la cicatrización tienen una tasa de éxito superior al 98%. "La edad no es una limitación para ponerse un implante. De hecho, ahora mismo, con los nuevos implantes cigomáticos (que se anclan en el hueso cigomático y no en el maxilar), hemos logrado que incluso la ausencia de hueso deje de ser una limitación.

          Siempre hay una solución. Lo que sí necesitamos para hacerlo es que el paciente tenga una buena salud. Pero contraindicaciones para hacerse un implante no existen y la edad, menos aún.

 

Posteado en: Clinica M&M
Aclara todas tus dudas antes de ponerte ortodoncia
28 ENE 2019 0
Clínica M&M te aconseja por tu salud dental

 

          Al iniciar cualquier tratamiento, siempre hay dudas de cómo podrá ser llevado a cabo, si será soportable en el tiempo. Pero cuando el procedimiento es una ortodoncia, las inquietudes se multiplican.

          Es normal. La ortodoncia supone la colocación en los dientes de aparatos metálicos que quedarán expuestos; se cree que es dolorosa, pero no lo es; y tardará entre uno o dos años para completarse.

          La preocupación sobre el impacto de una ortodoncia en la vida social del paciente es lo más común. La persona duda sobre su aspecto y de cómo serán sus hábitos de ahora en adelante.

          Pero la tecnología de hoy ayuda. Los avances en ortodoncia permiten a los odontólogos ofrecer diversos tipos de tratamientos y aparatos que se adecuan a cada tipo de alteración. Y sugerirá el más adecuado para el caso, tomando en cuenta incluso el estilo de vida del paciente.

          Pero las recomendaciones generalmente son las mismas. Por ejemplo, si el paciente no quiere que se vean los brackets, hay diferentes opciones: cerámicos, traslúcidos que se confunden con el diente; linguales, que van en la parte interior del diente, que nadie ve; y los removible, que se pueden extraer para comer, y son fundas transparentes.

          Al principio del tratamiento puedes experimentar algunas molestias más relacionadas con el hecho de tener un objeto extraño en la boca, que por dolor. De todas formas, el dentista recomendará algún calmante o cera dental para evitar las posibles rozaduras.

          La alimentación no debe cambiar drásticamente por el uso de brackets, solo hay que evitar comidas pegajosas y muy duras, pero si el aparato es removible, basta quitárselo para comer.

          Tampoco habrá cambios en las rutinas de higiene dental. Hay cepillos especiales para brackets e incluso son ideales los cepillos eléctricos. Es importante llevar siempre un kit de higiene y la caja para guardar los removibles.

          Para los deportistas hay protectores que el dentista puede recomendar para evitar daños a la ortodoncia en casos de actividades de alto impacto, como el fútbol, el baloncesto y las artes marciales.

 

Posteado en: Clinica M&M
El blanqueamiento dental con luz fría o con LED
8 ENE 2019 0
Clínica M&M te aconseja por tu salud dental

 

          El blanqueamiento dental es una técnica muy popular desde los últimos años, pero esta debe ser ejercida por un profesional de la odontología, puesto que poseen los conocimientos y las habilidades necesarias para evitar problemas dentales en el futuro inmediato.

          La técnica más usada dentro de este tratamiento es la aplicación de peróxido de hidrógeno, que luego se activa con una luz. Las dos luces de mayor eficacia son el láser y la luz fría o LED. Sin embargo, cuando una persona desea un blanqueo dental, lo primero que hacen los expertos es dar toda la información adecuada y responder a todas las cuestiones que pueda tener el paciente.

           

          “La razón de la fama del blanqueamiento dental radica en su efectividad para eliminar manchas de diferente índole, como el consumo excesivo de té, café, tabaco, vino tinto, entre otras sustancias y alimentos”.

           

          El blanqueamiento con luz LED tiene la ventaja de iluminar la arcada superior y la inferior al mismo tiempo. Además, por sus características, afecta muy poco las mucosas de la boca. Gracias a ello, los odontológicos recomiendan esta técnica.

          También hay que recordar que el tratamiento puede aplicarse en una sesión de entre 30 a 45 minutos y no se necesitan férulas nocturnas. El tratamiento de blanqueamiento dental es muy sencillo.

          Lo primero que hará el dentista es hacer una revisión completa de la cavidad bucal del paciente con el objetivo de verificar que no haya algún problema que pueda agravarse durante o después del procedimiento. De hallar algún problema, el especialista debe primero resolverlo antes de iniciar el blanqueamiento dental.

          El siguiente paso será evaluar las manchas de los dientes. La intención es definir cuántas sesiones se requerirán para lograr el blanqueo total de los dientes. El momento de acelerar el efecto del blanqueador a través de luz, sea LED o láser se hará en este tras lo anteriormente citado.

          En el primer caso, emitirá una luz azul fría con una longitud de onda de alrededor de 465 nanómetros, ideal para la activación del peróxido de hidrógeno y permite acelerar todo el proceso de blanqueamiento.

 

Posteado en: Clinica M&M

 

Ver más blogs

 

 

0 Comentarios
  • Responder Nombre   Fecha, Hace 0 Minutos

    Comentario

Deja un comentario

Aviso Legal               Copyright © 2018   •   Clinica M&M   •   Reg. Sanit. 47-C251-0243          Boca Multimedia