Blog

La periodontitis y el cáncer de esófago
30 MAR 2020 0
Clínica M&M te aconseja por tu salud dental

 

Las bacterias causantes de la periodontitis también aumentan el riesgo de cáncer de esófago

La presencia de especies bacterianas ligadas al desarrollo de la periodontitis aumenta, y mucho, el riesgo de adenocarcinoma de esófago y de carcinoma epidermoide esofágico.

De acuerdo con los datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), en 2015 se diagnosticaron en nuestro país 2.358 nuevos casos de cáncer de esófago, en su gran mayoría en varones –hasta un 83,9% de los casos–. Un tipo de cáncer que, solo en 2014, fue responsable del deceso de 1.830 españoles. La razón para esta elevada mortalidad se explica por la ausencia de síntomas específicos durante las primeras fases de la enfermedad, lo que hace que el tumor se detecte, por lo general, cuando ya ha progresado y resulta mucho más difícil de curar. Tal es así que el porcentaje de pacientes que sobreviven a los cinco años de su diagnóstico es de tan solo un 15-25%. De ahí la importancia de adoptar hábitos de vida saludables, muy especialmente no abusar del alcohol y, sobre todo, no fumar, para prevenir su aparición. Y asimismo, de cuidar nuestra higiene bucodental. Y es que como muestra un estudio llevado a cabo por investigadores del Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York (EE.UU.), la presencia en la cavidad oral de bacterias asociadas a la periodontitis aumenta, y mucho, el riesgo de desarrollo de cáncer de esófago.

Como explica Jiyoung Ahn, directora de esta investigación publicada en la revista « Cancer Research», «el cáncer esofágico es el octavo tipo de tumor más común y la sexta causa de muerte global por cualquier enfermedad oncológica. Un tipo de cáncer que se asocia a una elevada mortalidad, por lo que se requiere el establecimiento con urgencia de nuevas vías para su prevención, estratificación del riesgo y detección precoz».

 

Bacterias ‘buenas’ y ‘malas’

Numerosos estudios han confirmado la existencia de una relación entre la periodontitis –la consabida ‘enfermedad de las encías’, comúnmente conocida como ‘piorrea’– y el desarrollo de distintos tipos de cáncer, caso de los tumores de cabeza y cuello. Así, el objetivo de la nueva investigación fue evaluar si las bacterias causantes de esta periodontitis también aumentan el riesgo de aparición de los dos tipos principales de cáncer esofágico: el adenocarcinoma de esófago y el carcinoma escamoso –o epidermoide’– esofágico.

Para llevar a cabo el estudio, los autores siguieron durante una década la evolución de más de 122.000 adultos a los que se habían tomado muestras de la cavidad oral con motivo de su participación en dos grandes ensayos clínicos sobre cáncer –el Estudio de Cribado del Cáncer de Próstata, Pulmón, Colorrectal y Ovario del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos (NCI), y la Cohorte de Nutrición del Estudio de Prevención del Cáncer II de la Sociedad Americana del Cáncer (ACS).

El conocimiento del papel del microbioma oral podría conllevar al desarrollo de estrategias para la prevención y la detección precoz del cáncer de esófago

Concluidos los 10 años de seguimiento, 106 participantes desarrollaron cáncer de esófago. Así, lo que hicieron los autores fue utilizar técnicas de secuenciación del ADN para determinar la composición de la flora bacteriana de la cavidad oral de los pacientes con el tumor y compararla con la de individuos sanos que no habían desarrollado la enfermedad –el consabido ‘grupo control’.

Los resultados mostraron un mayor riesgo de cáncer esofágico asociado a la presencia de ciertas especies bacterianas responsables de la aparición de la periodontitis. Por ejemplo, y mientras que la bacteria ‘Porphyromonas gingivalis’ se asoció a una mayor probabilidad de aparición de carcinoma escamoso esofágico, tener unos niveles elevados de la bacteria ‘Tannerella forsythia’ conllevó un incremento de hasta un 21% en el riesgo de desarrollo de adenocarcinoma de esófago.

Pero, y por lo menos en lo que se refiere a este tipo de tumor, ¿no hay ninguna bacteria ‘buena’? Pues sí. Los resultados también mostraron que la presencia de algunas pocas bacterias en el microbioma oral se asoció a un menor riesgo de cáncer de esófago. Es el caso, muy especialmente, de ciertas especies del género ‘Neisseria’, que parecen reducir la probabilidad de padecer adenocarcinoma de esófago.

Como indica la directora de la investigación, «nuestro trabajo muestra que un mayor conocimiento del papel del microbioma oral podría conllevar al desarrollo de estrategias para prevenir el cáncer de esófago o, cuando menos, detectarlo de forma más temprana. Así, el próximo paso será verificar si estas bacterias pueden ser empleadas como biomarcadores para predecir el riesgo de esta enfermedad».

 

Hay que cepillarse los dientes

En definitiva, y con objeto de prevenir no ya la aparición de periodontitis, sino de enfermedades mucho ‘más graves’ como el cáncer de esófago, debe prestarse una especial atención al cuidado de nuestra salud bucodental.

Como concluye Jiyoung Ahn, «nuestro estudio confirma que una buena salud oral, incluido el cepillado regular de los dientes y las visitas al dentista, es importante para protegernos frente a la periodontitis y a la creciente lista de enfermedades asociadas a la misma».

Posteado en: Clinica M&M
¿Por qué sistema de ortodoncia debo decidirme?
20 MAR 2020 0
Clínica M&M te aconseja por tu salud dental

 

Elige tu sistema de ortodoncia

La Ortodoncia es el área de la Odontología que se encarga de corregir problemas estructurales de la cavidad oral y los dientes, y es el tratamiento más práctico para conseguir una boca estética, funcional y sana.

Los resultados de los tratamientos de Ortodoncia no solo mejoran la imagen y autoestima del paciente, sino que también pueden eliminar patologías asociadas a los problemas de maloclusión y apiñamiento de los dientes, como las migrañas o el dolor de mandíbula.

En nuestra clínica dental en Valladolid utilizamos los sistemas de Ortodoncia más avanzados para asegurarnos de que elegimos el más adecuado en cada uno de los casos. La elección de un sistema u otro no solo depende de la edad del paciente, sino, sobre todo, del estado de la cavidad oral, del grado de malposición y/o maloclusión y de las preferencias estéticas.

 

Brackets metálicos

Es el sistema de Ortodoncia más utilizado, sobre todo en niños y adolescentes, aunque pueden aplicarse igualmente en adultos. Están compuestos por tres partes (arco, ligadura y brackets) que se fabrican con una resistente aleación de acero inoxidable y níquel.

Los brackets metálicos son un sistema de aparatología fija que, gracias a los últimos avances, son cada vez más pequeños y discretos.

 

Brackets estéticos de cristal de zafiro

El cristal de zafiro es un material que presenta múltiples cualidades: es transparente, resistente y se mantiene siempre inalterable. Además, los arcos, las ligaduras y las gomas que se utilizan en este sistema son de cerámica blanca en lugar de metálicos. Esto hace que todos los elementos de este tratamiento fijo altamente estético se mimeticen con el esmalte del diente y ofrezcan un resultado muy discreto.

 

Ortodoncia invisible Invisalign

A diferencia de los brackets metálicos o estéticos, el sistema Invisalign utiliza unos alineadores transparentes extraíbles que aportan la máxima comodidad e invisibilidad al tratamiento.

Con Invisalign, el paciente puede comer lo que quiera y cepillarse los dientes a fondo sin dificultad, porque los alineadores pueden quitarse para comer y realizar la higiene oral habitual con facilidad.

Estas férulas se fabrican con material termoplástico desarrollado en exclusiva por Invisalign. Al no llevar metal no causan erosiones en la mucosa de la boca durante el tratamiento.

Si tienes dudas sobre el sistema de Ortodoncia más adecuado para tu caso, el equipo de Clínica Dental M&M te asesoraremos con detalle sobre los pros y contras de cada uno de ellos.

Posteado en: Clinica M&M
Cepillo eléctrico o manual: ¿cuál es el mejor?
19 FEB 2020 0
Clínica M&M te aconseja por tu salud dental

 

Estudios defienden que el manual está recomendado para niños
Los dentistas suelen recomendar el cepillo eléctrico a las personas con ortodoncia
Ambos ofrecen una buena limpieza bucodental

La variedad de cepillos de dientes con la que nos podemos encontrar puede hacer que nos surjan dudas sobre qué tipo es el mejor para nosotros. Entre ellos destaca el cepillo eléctrico o manual, son muy diferentes entre sí. Aunque ambos cuentan con unas características que garantizan un cepillado eficaz, existen momentos específicos en los que será mejor optar por uno u otro.

Según algunos estudios, es conveniente elegir un cepillo manual cuando este va a ser utilizado por niños. Estos cepillos cuentan con un tamaño adecuado y bordes protectores que evitan que se produzcan lesiones. Además, siempre deben elegirse cepillos con cerdas muy suaves para evitar que los más pequeños se hagan daño, sobre todo en las encías.

Un aspecto positivo del cepillo manual cuando es utilizado por adultos es que permite una limpieza rápida y completa de toda la boca. No obstante, debido a que no es capaz de alcanzar los espacios interdentales, tal y como indica el Colegio Oficial de Dentistas, es indispensable combinar el uso del cepillo con seda dental. Un consejo que también se aplica a los eléctricos.

Tanto el manual como el eléctrico cumplen la misma función, sin embargo, este último fue creado en sus inicios para las personas que sufren algún tipo de limitación motora ya que permite una limpieza bucal eficaz y una limpieza correcta que no sería posible si se utilizase uno manual.

El cepillo eléctrico también suele ser recomendado por los dentistas para aquellas personas que tengan ortodoncia. En estos casos, los restos de comida pueden quedar atrapados entre los brackets y ser difíciles de eliminar mediante un cepillado manual. Como el cabezal de un cepillo eléctrico es mucho más pequeño y gira, permite una limpieza mucho más eficaz cuando se lleva aparatos en los dientes. No obstante, a pesar de la idea inicial por la que el cepillo eléctrico se creó, muchas personas lo utilizan en lugar de optar por manual. La rotación del cabezal, así como su tamaño, permite una mejor limpieza de cada diente. Sin embargo, frente a un cepillo manual, el tiempo que hay que dedicarle a la limpieza bucal es mucho mayor. Además funcionan con pilas o baterías, por lo que es necesario recargarlas.

Por lo general, los especialistas recomiendan un mínimo de 2 minutos para dedicarle a la limpieza bucodental. Esto, claro está, no solo incluye el cepillado con estos instrumentos, sino que hay que sumarle la seda, el enjuague bucal y, también, el uso de cepillos interdentales que ayudan a conseguir una limpieza mucho más profunda de los dientes.

Con todos estos datos, tanto un cepillo eléctrico como uno manual ofrecen una buena limpieza de los dientes, aunque tenga que combinarse con otros elementos. La preferencia por uno o por otro dependerá de nuestros gustos y de lo cómodo que nos resulte utilizar cada cepillo.

Para concluir, a pesar de que ambos tipos de cepillos sean eficaces, no olvidemos que en casos específicos sí es necesario elegir un tipo u otro. Recordemos que para los niños es preferible utilizar cepillos manuales y para personas que tengan limitaciones motoras u ortodoncia, lo ideal son los cepillos eléctricos. Fuera de esto, la elección ya depende de nosotros.

Posteado en: Clinica M&M
¿Conoces las causas más comunes de un diastema?
4 FEB 2020 0
Clínica M&M te aconseja por tu salud dental

 

El diastema tiende a corregirse con el paso del tiempo de forma natural

Se conoce al diastema como un pequeño espacio entre dos piezas dentales. Normalmente esta separación es más frecuente entre los incisivos centrales superiores (comúnmente denominado “paletas”), aunque esta alteración puede darse entre cualquier par de dientes.

Este rasgo tan característico es habitual encontrarlo en la sonrisa de los más pequeños. El diastema tiende a corregirse con el paso del tiempo de forma natural, cuando los niños cambian sus dientes de leche por la dentición definitiva.

Aunque las causas de esta alteración estética son numerosas, te ofrecemos las más comunes:

Cuando nuestra dentición tiene el frenillo labial superior demasiado fibroso, éste crece de forma anómala y es más grande de lo habitual. Esta membrana mucosa, que conecta el labio superior con la encía, baja hasta los dos incisivos centrales superiores creando la separación entre ellos.

El diastema también puede aparecer por interponer o empujar la lengua contra los dientes. Este acto (en algunos casos involuntario) puede deberse a un simple hábito o porque la lengua sea demasiado grande (macroglosia). Aunque a priori este gesto parezca inofensivo, es mucho más peligroso de lo que pensamos, dado que si se empieza a realizar cuando somos niños y lo mantenemos hasta la edad adulta, progresivamente se va abriendo el espacio entre los dientes.

Otra de las causas que generan la aparición de un diastema en los dientes se debe a que el hueso maxilar ha crecido mucho y es demasiado amplio para los dientes. Esta desproporción hace que los dientes no lleguen a ocupar todo el ancho del hueso, produciendo los espacios.

Pese a que las separaciones entre los dientes no presentan ningún problema directo para la salud bucodental, cada vez son más los pacientes que acuden a nuestro centro interesados en eliminar este espacio interdental.

Los tratamientos más demandados y que, por lo tanto, realizamos en nuestra clínica, son tres: utilización de composite, las carillas de porcelana y tratamiento de ortodoncia.

Si existe un espacio excesivo entre tus piezas dentales y quieres eliminarlo, acude a Clínica Dental M&M. Nuestro equipo de odontólogos de confianza evaluará sin compromiso tu alteración interdental y te indicará cuál es el método más adecuado para corregirlo.

Posteado en: Clinica M&M
Los dentífricos son insuficientes para prevenir o aliviar la sensibilidad dental
20 ENE 2020 0
Clínica M&M te aconseja por tu salud dental

 

Publicado un estudio en el que ninguno de los dentífricos comercializados con propiedades ‘antierosivas y desensibilizantes’ fue capaz de prevenir la erosión del esmalte

Cada vez es mayor el número de adultos que padecen hipersensibilidad dentinaria o ‘sensibilidad dental’, esto es, episodios de dolor dental agudo y transitorio provocados por la exposición de la dentina –material mineral que, comúnmente conocido como ‘marfil’, se sitúa entre el esmalte y la pulpa– a ‘estímulos’ externos, como sería el tomar una bebida fría. De hecho, se estima que en torno a un 15% de los adultos de nuestro país ya padece este tipo de hipersensibilidad, lo que explica que en las últimas dos décadas hayan aparecido en el mercado multitud de pastas de dientes capaces de prevenir estos episodios de dolor. O así lo asegura su publicidad. Pero, ¿realmente funcionan? Pues según los resultados de un estudio internacional dirigido por investigadores de la Universidad de Berna (Suiza), no.

Según explica directora de esta investigación publicada en la revista « Scientific Reports», «los estudios han demostrado que la dentina debe estar expuesta con los túbulos dentinales abiertos para que haya hipersensibilidad, y la erosión es una de las causas de esta exposición de la dentina. Esa es la razón por la que hemos analizado los dentífricos que afirman ser antierosivos y desensibilizantes».

 

Dentífricos al rescate

La hipersensibilidad dental se produce en la mayoría de los casos por la erosión o abrasión del esmalte que cubre los dientes. Y es que una vez dañado este esmalte, la dentina queda ‘expuesta’ a los estímulos externos. Pero, ¿cuál es la razón por la que se deteriora el esmalte? Pues como indica el estudio, «la erosión dental es multifactorial. Tiene que ver con el cepillado pero, sobre todo, con la dieta. Y es que los alimentos y bebidas son cada vez más ácidos».

Por tanto, un posible remedio para esta hipersensibilidad sería el uso de dentífricos capaces de proteger el esmalte y de desensibilizar el nervio de la ‘raíz’ o pulpa del diente. Así que lo que hicieron los autores fue coger ocho dentífricos antierosivos y/o desensibilizantes que se comercializan en la Unión Europea y analizaron si, efectivamente y tal y como rezan los anuncios, pueden evitar el dolor dental.

Ninguno de los dentífricos evaluados fue capaz de prevenir la erosión dental o la hipersensibilidad de la dentina

Los autores utilizaron premolares humanos ‘donados’ para la investigación científica, saliva artificial y una máquina de cepillado automático. Y lo que hicieron fue simular durante cinco días el efecto del cepillado diario con cada uno de los dentífricos sobre el esmalte dental. Pero aún hay más. Además de la pasta de dientes, los autores también añadieron una solución ácida. Y con objeto de contar con un ‘grupo control’, recurrieron a un noveno dentífrico al que la publicidad no atribuía ninguna propiedad antierosiva ni desensibilizante.

Sin embargo, el estudio no acabó aquí. Además de calcular la pérdida de esmalte durante el cepillado, los autores también midieron el pH y los niveles de calcio, fosfato y flúor de cada uno de los nueve dentífricos, así como su contenido en partículas abrasivas y su humectabilidad –esto es, la facilidad con la que la mezcla entre la pasta de dientes y la saliva se extiende sobre la superficie dental.

 

Hay que seguir investigando

Los resultados mostraron que los nueve dentífricos evaluados provocaron el deterioro progresivo del esmalte dental durante los cinco días de cepillado. O lo que es lo mismo, que ninguno presentó el efecto antiabrasivo prometido en los anuncios.

Como refiere la directora de la investigación, «ningún dentífrico fue mejor que los demás. Es cierto que algunas pastas de dientes causaron una menor pérdida de superficie, pero todos mostraron un efecto similar al del dentífrico ‘control’. Por tanto, y si bien hubo algunas diferencias numéricas, todos fueron similares desde un punto de vista estadístico».

En definitiva, como concluyen los autores, «los dentífricos evaluados en nuestro trabajo cumplen una función, pero debería ser utilizados como un complemento, no como un tratamiento para la sensibilidad dental. Para ello, se requieren tres factores: un tratamiento prescrito por un dentista; el uso de una pasta de dientes adecuada; y un cambio en el estilo de vida, especialmente de la dieta».

Así, parece que los dentífricos no son la solución, por lo que la investigación sigue su curso. «Dado que ninguno de los productos evaluados fue capaz de prevenir la erosión dental o la hipersensibilidad de la dentina, estamos llevando a cabo otros estudios relacionados con la dentina para encontrar otras posibles alternativas».

Posteado en: Clinica M&M
Cómo prevenir, detectar y tratar la gingivitis
10 ENE 2020 0
Clínica M&M te aconseja por tu salud dental

 

La gingivitis es la enfermedad periodontal más frecuente, ya que afecta a prácticamente el 100% de la población en algún momento de su vida.

Las enfermedades periodontales afectan a 8 de cada 10 adultos españoles. Entre ellas es especialmente frecuente la gingivitis, que sin embargo se puede identificar, prevenir y tratar de una forma muy sencilla.

Se trata de un grupo de trastornos que afectan al periodonto, es decir, a los tejidos que sostienen los dientes. Se producen principalmente por acción de las bacterias que se acumulan sobre los dientes, encías, restauraciones…, formando una fina capa conocida como placa dental o biofilm dental. En el caso de que la infección producida por estas bacterias afecte sólo a la encía, causan un proceso inflamatorio «reversible» denominado gingivitis. Pero si la infección se mantiene mucho tiempo y/o se asocia a otros factores de riesgo, puede progresar (en aquellas personas más predispuestas) a periodontitis.

Esta es una infección más profunda en la que se produce una destrucción del hueso que sujeta al diente, un proceso irreversible que además puede elevar el riesgo de aparición e influir en la evolución de otras enfermedades sistémicas (al afectar a otras partes del cuerpo situadas fuera de la cavidad oral). Por eso, según subraya la Dra. Regina Izquierdo, periodoncista y vocal de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA), «es fundamental prevenir la gingivitis o, en caso contrario, detectarla y tratarla lo antes posible».

La gingivitis es la enfermedad periodontal más frecuente, afectando a prácticamente el 100% de la población en algún momento de su vida. Es por ello, según reconoce Izquierdo, «que habitualmente no se le concede demasiada importancia, además de por el hecho de que no suele producir molestias ni dolor».

Un signo de alarma que puede advertir sobre la presencia de este trastorno es el sangrado de las encías. Y es que, como recuerda Regina Izquierdo, «una encía sana no debe sangrar y, si lo hace, es porque algo no va bien».

La mayoría de los pacientes atribuye el sangrado al hecho de cepillarse con un determinado tipo de cepillo (más duro) o a la técnica empleada (con mayor fuerza), sin saber que la causa del sangrado es una enfermedad de sus encías y que debe ser tratada. «El sangrado de las encías es un signo de inflamación y de enfermedad», sentencia la representante de SEPA.

 

El sangrado de las encías es un signo de inflamación y de enfermedad

Si tenemos gingivitis, la encía parecerá enrojecida (y no rosa), hinchada, brillante (perdiendo el punteado con aspecto de piel de naranja que caracteriza a la encía sana) y que sangra al cepillarse, al morder ciertos alimentos o incluso de manera espontánea (por la noche, mientras dormimos al mezclarse con la saliva llegando a manchar la almohada de la cama). Estos cambios suceden como consecuencia del aumento de la vascularización en la zona, si bien no se producen siempre en todos los pacientes.

En este aspecto hay que hacer especial hincapié en el hecho de que si se es fumador estos signos suelen no ser tan evidentes, puesto que por efecto del tabaco la gingivitis queda camuflada, lo que dificulta su detección precoz. Así pues, dado que este hábito nocivo triplica el riesgo de sufrir enfermedades periodontales, « si eres fumador piensa que con una simple visita al dentista será suficiente para detectar la presencia de niveles inadecuados de placa bacteriana e inflamación gingival», aconseja la Dra. Izquierdo.

La Sociedad Española de Periodoncia cuenta con un autotest de salud gingival que, en tan solo un par de minutos, puede servir para que el ciudadano pueda intuir si una persona tiene gingivitis.

 

Grupos de mayor riesgo

La gingivitis, en sus distintos grados de severidad, es prácticamente universal en los niños (alcanza cifras del 70% en niños de 7 años) y adolescentes (se eleva hasta el 90% a los 10 años). Aunque estos trastornos de las encías en los niños no suelen adquirir un perfil grave, se considera esencial su diagnóstico a edades tempranas para empezar a inculcar desde la infancia buenos hábitos de higiene y evitar una posible progresión de la enfermedad de las encías con el tiempo.

El sexo femenino es especialmente susceptible a esta enfermedad de las encías debido a los cambios hormonales que sufre a lo largo de su vida

Aunque la gingivitis afecta también a un gran número de adultos, en el caso de la mujer tiene unas consecuencias particulares. El sexo femenino es especialmente susceptible a esta enfermedad de las encías debido a los cambios hormonales que sufre a lo largo de su vida (pubertad, embarazo, toma de anticonceptivos así como en la menopausia); estos cambios hormonales favorecen una respuesta inflamatoria exagerada frente a la acción de las bacterias. Esto es especialmente trascendente por las posibles repercusiones de una infección periodontal en el embarazo.

 

¿Se puede prevenir la gingivitis?

Sí, de forma muy sencilla. La base de la prevención es la realización de una adecuada higiene dental diaria, idealmente bajo un adecuado asesoramiento y siguiendo recomendaciones específicas para cada persona. Una vez que ha aparecido la enfermedad, pueden ser necesarios tratamientos específicos en la consulta dental con el fin de eliminar las bacterias que se depositan en la cavidad oral, así como crear las condiciones adecuadas para que éstas no se acumulen en exceso y para que la enfermedad de las encías se pueda mantener controlada a largo plazo.

 

Cuidados básicos

Como cuidados básicos que se deben seguir para evitar que aparezca una enfermedad de las encías y asegurar el mantenimiento de una óptima salud bucodental, se aconseja aplicar la conocida como «Regla del 2». Para conseguir una higiene bucodental adecuada es preciso cepillarse dientes y encías durante unos 2 minutos, al menos 2 veces al día, y con visitas periódicas de revisión y mantenimiento en la clínica dental al menos 2 veces al año.

Posteado en: Clinica M&M

 

Ver más blogs

 

 

0 Comentarios
  • Responder Nombre   Fecha, Hace 0 Minutos

    Comentario

Deja un comentario

Aviso Legal               Copyright © 2018   •   Clinica M&M   •   Reg. Sanit. 47-C251-0243          Boca Multimedia