Implantología

Elegir un tratamiento
  • Cuál es el tratamiento de elección si nos falta un diente. El avance de la implantología nos lleva a recomendar, sin ninguna duda, los implantes como la mejor opción para reponer piezas perdidas.
Implante
  • Es una pieza de titanio que se introduce en el maxilar, para servir de anclaje a piezas dentales. El implante cumplirá la función de raíz del diente.
Partes de un implante
  • Un implante se compone básicamente de un cuerpo roscado que hará las veces de raíz del diente y de un vástago de conexión que servirá de elemento de unión entre el diente de porcelana y el tornillo.

    Es muy importante que el implante esté realizado en un titanio con alto grado de pureza y que sus componentes tengan las propiedades mecánicas óptimas para garantizar una estabilidad a largo plazo del tratamiento.
Superficie implantológica
  • El factor más delicado en la fabricación de un implante de calidad es el tratamiento que recibe la superficie del tornillo. Existen distintos tratamientos de superficie, siendo sumamente importante el grado de limpieza y pureza superficial.

    Para realizar determinados procedimientos como la función o carga inmediata es importante que empleemos una superficie de rápida oseointegración.
¿Cómo funciona?
  • Los implantes están hechos de titanio, que es un material inerte, biocompatible, que no provoca reacción de rechazo en el hueso; por tanto, cuando colocamos un implante dental el cuerpo no lo reconoce como extraño por lo que cicatriza sobre él fijándolo al hueso.

    Es un proceso análogo al que se da cuando insertamos una pieza metálica en un árbol, y al cabo de muchos años vemos como el árbol ha seguido su crecimiento trabando la pieza y haciéndolo parte de su tronco. Este proceso es el que se conoce como oseointegración.
Colocación de los implantes
  • Después de un riguroso estudio que incluirá radiografías y, en algunas ocasiones, TAC, el implantólogo inserta pequeños tornillos de titanio en el maxilar. Esto es un proceso indoloro, realizado con anestesia local y en ocasiones con sedación.

    Una vez colocados los tornillos se puede optar, si las condiciones lo permiten, por colocar dientes inmediatos. En ocasiones será necesario esperar unas pocas semanas antes de colocar los dientes definitivos.
Procedimiento tradicional
  • La colocación de implantes suele ser un proceso sencillo e indoloro, sobre todo en aquellas situaciones en las que existe suficiente hueso para su inserción. El implantólogo, después de incidir la encía, realizará un agujero en el hueso donde colocará un tornillo de titanio.

    Cerrando posteriormente la encía. Habitualmente, mes y medio después de la colocación del implante tomamos una medida de la posición del implante en boca para, posteriormente, fabricar una pieza dental a medida del diente que queremos sustituir.

    Todo el proceso, desde la colocación del implante hasta la finalización del trabajo no suele tardar más de tres meses.
Mínimamente invasivo
  • La mejora de las técnicas de diagnóstico y de los materiales, nos permite en muchas ocasiones colocar implantes sin necesidad de abrir extensivamente la encía y por tanto no tener que dar apenas puntos.

    Para esto es necesario un estudio previo de la forma y del tamaño del hueso del paciente, así como de la cantidad de encía. Las modernas técnicas de planificación virtual hacen muy predecibles y poco traumáticas este tipo de intervenciones, permitiendo una rápida recuperación.
Guía quirúrgica
Sustitución de varios dientes
  • Cuando faltan varios dientes en la boca, la colocación de implantes preservará los dientes contiguos de inclinaciones indeseadas, mantendrá la funcionalidad y estética de la boca y va a mantener el hueso alveolar.

    Las alternativas clásicas como prótesis removibles o puentes anclados a dientes contiguos han sido ampliamente superados por los implantes.
Rehabilitación completa
  • Rehabilitación completa de la boca con implantes. La implantología ha sido el avance más significativo de la historia de la odontología para tratar a las personas que han perdido todos sus dientes. Antes, perder los dientes significaba inmediatamente convertirse en una persona vieja y limitada, ya que ninguna dentadura removible es capaz de devolver la función masticatoria y la confianza.

    La colocación de varios tornillos de titanio en el maxilar nos permite colocar dientes de una manera predecible a prácticamente cualquier persona que lo requiera. Devolviéndole su calidad de vida. Si se ha quedado sin dientes recientemente, es muy importante que busque una solución con implantes lo antes posible, ya que el uso de dentaduras móviles va a reducir significativamente el hueso de los maxilares.
Aviso Legal               Copyrights © 2016: Clinica M&M                 Boca Multimedia