Implantología

Falta de hueso
Falta de hueso
  • ¿Qué hacer cuando falta un hueso? Muchos pacientes, por culpa del empleo prolongado de dentaduras movibles, por razones genéticas o por diversas enfermedades de la boca, han perdido mucho hueso en los maxilares.

    Existen una serie de procedimientos para tratar pacientes con escaso hueso con implantes dentales.
Anclaje Basal
  • Es una técnica que busca zonas específicas de hueso estructural para anclar implantes en localizaciones anatómicas no convencionales sin necesidad de recurrir a injertos de hueso ni a complejas intervenciones de reconstrucción maxilar. El anclaje Basal se realiza, habitualmente, con el auxilio de modernas técnicas diagnósticas y con simuladores virtuales de tratamiento por ordenador.

    A partir de estas simulaciones se planifican las zonas donde se va a implantar y se generan guías para la colocación de los implantes. Esta técnica permite la colocación sencilla de implantes en pacientes con atrofias severas, mejorando significativamente el postoperatorio y acortando los plazos del tratamiento, favoreciendo la rápida incorporación del paciente a la vida cotidiana.
All on Four
Gigomáticos
Implantes Basales
Injertos óseos
  • Se emplean en aquellos pacientes a los que les falta hueso suficiente para albergar un implante. Se puede emplear tanto hueso del propio paciente, como hueso sintético procesado.

    Con los injertos conseguiremos devolver al paciente el contorno maxilar normal, por lo que además de conseguir una base favorable para colocar los implantes, también devolveremos el soporte a la cara mejorando la estética facial y la frescura de la expresión.
Sinus Lift
  • El cráneo tiene unos grandes espacios vacíos llamados senos maxilares, que tienen la función de calentar y filtrar el aire inspirado. La falta de hueso en las zona de los molares superiores hace que los senos maxilares se encuentren muy cerca de la encía, limitando el hueso disponible para colocar implantes.

    Para conseguir suficiente hueso en esta área realizamos una pequeña ventana e injertamos hueso en el suelo del seno maxilar para conseguir aumentar la superficie de apoyo para los implantes.
Implantes especiales
  • En ocasiones, el empleo de configuraciones especiales de implantes, como pueden ser los implantes cortos o inclinados puede evitar realizar intervenciones más complejas.

    Mejorando tanto la predictibilidad del tratamiento así como el confort del paciente.
Regeneración guiada
  • Los cirujanos tenemos la capacidad de regenerar el hueso perdido del paciente empleando para ello sustitutos de hueso y membranas de regeneración ósea.

    Asimismo empleamos células madres así como factores de crecimiento que inducen la formación de nuevo hueso.
Cortical Split
  • En muchas ocasiones, a pesar de tener suficiente altura de hueso para colocar implantes, falta anchura, lo que da como resultado un huso delgado, en filo de cuchillo, más estrecho que el implante que debe albergar.

    En ese caso es posible realizar una técnica quirúrgica que divide y expande el hueso maxilar para devolverle el grosor perdido.
Distracción osteogénica
  • Es un sistema para hacer crecer hueso en zonas que carecen de él. Es una técnica desarrollada en Rusia estirando un callo de fractura para que se forme nuevo hueso. Se emplea solo en casos muy específicos.
Transposición de nervio
  • Transposición de nervio dentario inferior. Aquellos pacientes con atrofias mandibulares posteriores extremas a los que no se les puede colocar implantes debido a la falta de hueso, les realizamos una intervención de recolocación del nervio de la mandíbula para colocar implantes lateralmente a este y así devolver la capacidad de masticar a pacientes que sin este procedimiento estaban prácticamente condenados a llevar una dentadura removible para toda su vida.
Concentrado plaquetario
  • Nuestra sangre es un líquido en el que nadan en suspensión glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. Estas últimas son las encargadas de la cicatrización y regeneración de las heridas.

    Mediante un proceso de centrifugado de la sangre del paciente, aislamos y concentramos las plaquetas para colocarlas en la zona operada. Este superconcentrado plaquetario favorecerá la rápida cicatrización de las heridas quirúrgicas.
Aviso Legal               Copyrights © 2016: Clinica M&M                 Boca Multimedia